Economía

Los bancos reducen sus sucursales al nivel de 1980

Efe, Madrid
7/jul/14 1:14 AM
Edición impresa

La crisis financiera en España ha traído un ajuste sin precedentes en la red de sucursales de las entidades, y así solo en 2013 los bancos que operan en España echaron el cierre a cerca del 5,5% de sus oficinas, 816, con lo que redujeron la cifra total a 14.063, el nivel más bajo desde 1980.

Este ajuste en la red estuvo acompañado de un recorte de la plantilla menos acusado, del 2,65%, pero que en cifras absolutas se traduce en la pérdida de casi 3.000 empleos -2.969- hasta 109.023 personas a cierre de 2013.

Así consta en los datos publicados en el Anuario Estadístico de la Banca en España, elaborado por la Asociación Española de Banca (AEB) correspondiente al año pasado y que muestra los efectos de la reestructuración financiera.

Del número de oficinas que había en 2013 (14.063), 13.867 pertenecían a bancos españoles; 185 a sucursales de bancos europeos y otras 11 de extracomunitarios.

De los 88 bancos nacionales que había en el 2000, en 2013 solo quedaban 57, mientras que los extranjeros se elevaron de 51 a 86. En cuanto a los empleados, de las 109.023 personas que trabajaban para los bancos, el grueso, 106.969, lo hacían en España; y las 2.054 restantes, en el extranjero. Del total, la mayor parte, 102.531, eran empleados de los bancos españoles; 6.127, de sucursales de banco europeos; y los menos, 365, de sucursales de crédito extranjeras extracomunitarias.

Por otro lado, el presidente de Kutxabank, Mario Fernández, afirmó que hay que "analizar sin prejuicios la apertura del capital a otros" y añadió que el "estúpido debate" sobre convertirse o no en fundaciones bancarias "se resuelve a nivel de ikastola".

En una entrevista al Diario Vasco, Fernández recuerda que el Banco de España limita al 25% del beneficio el dividendo a repartir por Kutxabank, que es la principal fuente de ingresos de la cajas para la Obra Social.

Apunta, para concluir Fernández, que, "si tienes diversificadas las fuentes, tienes estabilidad y mayores ingresos". A su juicio, es lo que "deberían contemplar las fundaciones bancarias".