Economía

AESA recuerda que la suspensión del 737 MAX es temporal y tiene poco impacto en España

Solo un 0,2% de los aviones que aterrizaron en nuestro país en 2018 corresponde a este modelo
Madrid, Europa Press
13/mar/19 10:44 AM
eldia.es
Representación artística facilitada por Boeing Company de su modelo 737 MAX./BOEING / JOHN D. PARKER HANDOUT (EFE)

Madrid, Europa Press El cierre del espacio aéreo europeo a las aeronaves del modelo Boeing 737-8 MAX y 737-9 MAX, y por consiguiente su prohibición también en España, es una "medida preventiva" que se mantendrá hasta que "se esclarezcan los motivos" que provocaron el accidente del avión del mismo modelo de Ethiopian Airlines, ha afirmado este miércoles la directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Isabel Maestre.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Maestre ha confirmado que la prohibición al sobrevuelo del Boeing 737 MAX en principio no tiene un gran impacto en España pues solo un 0,2% de los aviones que aterrizaron en nuestro país en 2018 correspondieron a este modelo, porcentaje que se explica por su uso por compañías extranjeras, ya que actualmente ningún compañía aérea cuenta con este modelo en su flota.

Maestre ha recordado que como medida de precaución, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, en sus siglas en inglés) ha emitido una directiva de aeronavegabilidad, efectiva en España desde las 20 horas de ayer, que suspende todas las operaciones del citado modelo de avión en el espacio aéreo español y en el resto de los países de la Unión Europea (UE) y que se han tomado "todas las medidas para que esto sea así".

La directora de la AESA ha indicado que una vez se esclarezcan las causas del accidente se tomará la decisión de o bien retirar la medida de suspensión que se ha tomado como precaución por ya no ser necesaria o implementar otras medidas en cada caso.

Cuestionada por si estas decisiones competen solo a las autoridades españolas, Maestre ha explicado que efectivamente las autoridades europeas son competentes pues son ellas las que certificaron el modelo de avión, sin embargo "España puede tomar medidas unilaterales porque es soberana en su espacio aéreo".

No obstante, Maestre se ha mostrado partidaria de que las medidas se tomen de forma global, pues un avión que despega de España en media hora puede estar fuera del espacio aéreo español. "Las medidas de seguridad de la avión se deben tomar en zonas geográficas amplias. No sirven de nada medidas locales si tu vecino no las toma pues tienes un problema de seguridad, lo suyo es tomar medidas a nivel europeo y trabajar por la seguridad de todos los pasajeros no solo los locales", ha defendido.

Las autoridades españolas, a través del Ministerio de Fomento, comprobaron en el día de ayer que ninguna compañía nacional utilizaba este modelo de avión --aunque Air Europa ha encargado 20 unidades-- y mantuvieron un contacto permanente con la EASA para coordinar una posición al respecto. Entre las grandes compañías extranjeras que operan en España, Ryanair también ha encargado el modelo y Norwegian los ha dejado en tierra.

La agencia europea de seguridad ha publicado además una directiva de seguridad que suspende todos los vuelos comerciales realizados por operadores de terceros países dentro o fuera de la UE con los 737 MAX. "Es una medida que se toma a nivel europeo y que nosotros compartimos", ha indicado Maestre.

LA AUTOMATIZACIÓN VA LIGADA A UNA MAYOR SEGURIDAD.

Finalmente, preguntada por si los nuevos aviones son tan sofisticados que pueden resultar menos seguros, Maestre ha recalcado que el transporte aéreo es el "más seguro" justamente por la automatización, que ha permitido tener aparatos cada vez "más eficaces y eficientes".

"Indudablemente en este proceso puede haber algún momento elementos que tenemos que rectificar como es el caso actual, pero la evolución de la seguridad en la aviación viene directamente ligada a una mayor automatización de los aviones", ha asegurado.

El veto a volar con este avión ha provocado que haya Boeing perdido en Bolsa en dos días 23.600 millones de dólares (20.902 millones de euros) en una grave crisis por las dudas de la fiabilidad del avión. El constructor estadounidense, que está colaborando con la investigación, reiteró ayer su "plena confianza" en la seguridad del 737 MAX, y reafirmó su compromiso con los operadores con la información disponible para "tener confianza en la operación de sus flotas".