Gente
LO ÚLTIMO:
Extinguen el incendio en un edificio en la calle Santa Rosalía de Santa Cruz que había obligado a su desalojo leer
MIS RECUERDOS DEL TINERFEÑO BALEAR ALFONSO MORALES Y MORALES

Dos deportistas de élite: Rodrigo Couto y Juan Ruano


11/dic/02 20:40 PM
Edición impresa

SIGUIENDO LOS PASOS del Tinerfeño Balear, tan de actualidad en el momento presente, homenaje a sus antiguos profesores hace unos meses, y recientemente, a través de Canal 7 del Atlántico, Juan Arencibia y su grupito de expertos evocaban el antiguo inmueble que albergó durante años, el recordado colegio, anunciando que, al igual que habían hecho con el colegio de la Asunción y la Pureza de María, en breve, dedicarían un programa al Tinerfeño Balear, de don Matías Llabrés Verd, de imborrable recuerdo para el que esto escribe.

Hoy, diciembre de 2002, por lo que supone de actualidad, y su habitual presencia en Círculo XII - Sala de exposiciones del Círculo de Amistad XII de Enero - de nuestro amigo y antiguo condiscípulo del ya desaparecido colegio T.B. Juan Ruano Rojas; este año con sus "Poemas del mar", del que su presentador y admirado amigo, Francisco Belín González, jefe de sección del periódico EL DÍA, ha dicho de sus obras que le parecen "sublimes, pedazos silenciosos de nuestro litoral", y que el propio Ruano las ha calificado como las de la autosatisfacción, por lo que había disfrutado en su elaboración, refleja - continúa diciendo Belín - la indiscutible calidad de su obra.

Tampoco el llorado amigo Ernesto Salcedo se quedó corto al hablar sobre la magia realista de Ruano cuando decía que era "una síntesis de perfección entre lo que la realidad le da y lo que le presta la magia, la imaginación, la inventiva pura de su alma de pintor. Las marinas de Juan Ruano navegan entre una realidad puesta, que es la realidad del mar y de su entorno, y la irrealidad no dada, pero no fingida, que es la que presta vida, ánimo, hálito a la realidad primera".

En una sociedad como la nuestra, que practicaba y apreciaba muy poco el deporte, tener tan próximo al compañero de entonces, Juan Ruano, que lo ha vivido con tanta intensidad y que ha triunfado en el mismo con lo que ello conlleva de espíritu de sacrificio, ambición de triunfo, espíritu de equipo, fue, sin duda, un buen ejemplo; díganlo, si no, aquel gran palmarés de los años cincuenta, que deslumbró a propios y extraños, al ganar 12 veces, el Campeonato de España de los cien metros lisos por tres comunidades distintas, la cantábrica, la vizcaína y la canaria.

Y por si ello fuera poco, se permitió el lujo de batir el récord de España de la modalidad en dos ocasiones, ser ocho veces internacional y en dos ocasiones alcanzar la designación de preolímpico. A los 33 años, descubrió que lo suyo era pintar y desde esa fecha no ha parado de hacerlo, ¡y de qué manera!

Rodrigo Couto Fernández (1932-1976) querido y entrañable amigo de antaño, compañero de los Estanislaos de la parroquia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción, donde se aficionó al deporte del ajedrez, que pasados los años y en su puesto de responsabilidad de CajaCanarias, tesorero, cargo que también ostentaba en la Asamblea tinerfeña de la Cruz Roja Española. Pero lo sobresaliente en él: la amistad y su constante apoyo a las manifestaciones deportivas, siendo el artífice de aquella "I Semana de Promoción Deportiva", que con tanto éxito organizó y patrocinó la Caja General de Ahorros de Tenerife, que, sin dudarlo, y en su calidad de secretario del comité organizador de dicho certamen deportivo, le concedió la Medalla de Oro y un trofeo, en justo premio a al capacidad de trabajo y competencia demostrada en el montaje y desarrollo de las competiciones celebradas con el indicado fin.

MIS RECUERDOS DEL TINERFEÑO BALEAR ALFONSO MORALES Y MORALES