Gente
PABLO HERNÁNDEZ SICILIA

El príncipe Alberto de Inglaterra en el puerto de Santa Cruz de Tenerife (enero de 1913)


26/ene/03 22:32 PM
Edición impresa

EL DÍA 17 DE ENERO de 1913, el príncipe Alberto de Inglaterra embarcó, junto con los demás cadetes navales, en el crucero acorazado HMS Cumberland, en el puerto naval militar de Devonport (Plymouth). Uno o dos días después, partió rumbo al puerto de Santa Cruz de Tenerife en un crucero de adiestramiento que continuó por Santa Lucía, Trinidad, Barbados, Martinica, Santo Domingo, Puerto Rico, Jamaica, La Habana, Bermudas, Halifax, Quebec y San Juan de Terranova, para desde allí, retornar a su base en Plymouth.

El navío de la Real Marina Británica arribó al puerto de Santa Cruz de Tenerife en la mañana de uno de los últimos del mes de enero del año 1913. Llevaba a bordo, como King's Cadet, al que, en el año 1936, llegaría a ser el rey Jorge VI de Inglaterra y padre de la actual reina S.M. Isabel II de Inglaterra. Al atardecer, el HMS Cumberland zarpó con destino a los puertos citados en cumplimiento de la misión encomendada.

He preguntado al organismo competente en Gran Bretaña si los cadetes navales acostumbraban a desembarcar en los puertos que visitaban y la respuesta es que sí lo hacían, aprovechando la ocasión para conocer las proximidades de los puertos. Don Juan de Borbón, padre del Rey de España, relataba al escritor y periodista Luis María Ansón en su libro "Don Juan", que cuando en el año 1932 estuvo como King's Cadet, a bordo del crucero del Real Marina Británica, "Enterprise", en un crucero, también de adiestramiento naval por puertos de Asia y del Golgo Pérsico, sí tenían la costumbre de desembarcar en todos los puertos que visitaban.

Es lógico pensar que el aquel entonces príncipe Alberto de Inglaterra, más tarde duque de York, visitó, junto con otros cadetes navales, el puerto y la ciudad de Santa Cruz de Tenerife durante las pocas horas que el navío permaneció fondeado en la había de Santa Cruz de Tenerife.

Es, en consecuencia, una de las figuras históricas más importantes que ha pisado suelo de Tenerife. Recordemos que, años más tarde, ocupó el trono de Inglaterra con el nombre de Jorge VI al renunciar al mismo su hermano el rey Eduardo VIII, más tarde duque de Windsor, cuando se casó con una americana divorciada y que, también, en fechas posteriores, visitaron la isla de Tenerife, alojándose en un hotel del Puerto de la Cruz.

PABLO HERNÁNDEZ SICILIA