Internacional

Mazen propone acabar con la lucha armada

El anuncio del primer ministro palestino, que será confirmado hoy en el cargo en Ramala, no significa que quiera desmantelar las milicias.
COLPISA, Jerusalén
29/abr/03 5:41 AM
Edición impresa

COLPISA, Jerusalén

Abu Mazen dijo ayer a una delegación europea que hoy informará al pleno del Parlamento palestino de su determinación a terminar con la violencia de la intifada. Con toda probabilidad Abu Mazen será confirmado en Ramala como primer ministro por la mayoría de los 85 diputados hábiles que hay en la cámara, quienes también sancionarán a su Gobierno.

Se trata de una renuncia a la violencia que no significa que Mazen quiera desmantelar las milicias. Lo más probable es que para tomar esa decisión espere hasta ver la reacción de los grupos fundamentalistas y Fatah, quienes no ven con simpatía al primer ministro.

Si los militantes llevan a cabo más ataques y atentados, especialmente dentro de Israel, es posible que Mazen decida enfrentarse abiertamente a las milicias, aunque no se prevé que lo haga de entrada.

Ariel Sharon considera que Abu Mazen tiene que adoptar una línea inflexible contra los grupos armados, y es posible que cuando ocurra el primer atentado Israel endurezca su posición.

La renuncia a las armas no significa que Abu Mazen esté en contra de una intifada pacífica para protestar contra la ocupación, aunque sí que condena los atentados suicidas y la muerte de israelíes.

El movimiento Al-Fatah, que preside Yaser Arafat, dio ayer su visto bueno al nuevo Gobierno de Mazen e impuso la disciplina parlamentaria para garantizar que sea ratificado hoy por el Consejo Legislativo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), La decisión, adoptada por el Consejo Central de Al-Fatah en una reunión ayer en Ramala bajo la presidencia de Arafat, puede abrir el camino hacia la aplicación de la "hoja de ruta", última iniciativa de paz, para pacificar la zona después de dos años y medio de violencia.

Al-Fatah cuenta con 66 de los 88 diputados de la Cámara del Consejo Legislativo palestino, lo que en teoría hace que la votación del martes sea un mero trámite, si todos ellos responden a la disciplina parlamentaria declarada por el movimiento.

Reticencias

Pero observadores palestinos señalan que esa disciplina no es garantía alguna para Mazen, ya que al menos 30 de los 66 parlamentarios del Al-Fatah se oponen a su Gobierno por distintas razones.

"Abu Mazen podría sufrir una desagradable sorpresa cuando presente su Gobierno al Parlamento", dijo ayer a la prensa un diputado palestino que pidió el anonimato.

Se trata principalmente de un grupo de "fieles" de Arafat que estima que la jefatura de Gobierno de Abu Mazen es una humillación para los palestinos, al considerar la reforma política dentro de la ANP una concesión a los intereses de Israel y de EEUU.

Con la ayuda táctica de Dahlán, hombre fuerte de Gaza, Mazen se propone decretar el "fin de la lucha armada" contra la ocupación israelí cuando jure y dirija su primer mensaje al Parlamento, según confió el primer ministro a diplomáticos europeos, no identificados. Mazen dirá que el cese del fuego dependerá de que Israel, que está ocupando Cisjordania y buena parte de la franja de Gaza, alivie las condiciones miserables y levante sus castigos a la población, demandas a las que por el momento se niega el Gobierno de israelí de Sharon.

Mitzna, dispuesto a unirse a Sharon

El líder del Partido Laborista israelí, Amram Mitzna, expresó ayer su disposición a unirse con el primer ministro derechista Ariel Sharón en un gobierno de unidad nacional, si aplicase el plan de paz del Cuarteto de Madrid. Mitzna declaró que cuando el gobierno de Sharón acepte dicho plan de paz, y "tanto Israel como los palestinos empiecen a aplicarlo en el terreno, nosotros seremos sus interlocutores", si el jefe del Gobierno le propusiera integrar su coalición. Esta alternativa es viable si Sharón, como prevén los analistas parlamentarios, se viese "atado" por sus propios aliados de la derecha nacionalista, que impugnan el plan de paz del Cuarteto. Mitzna se entrevistó a solas con Sharón, quien lo convocó para informarle de la situación del país. "Nuestro país está al borde del abismo, y sólo una coalición para la paz entre la derecha y el Partido Laborista podrá conseguirla", declaró Mitzna .