Internacional

Cuba responsabiliza a Aznar de liderar las presiones de la UE contra la isla

El ministro cubano de Asuntos Exteriores, Felipe Pérez Roque, criticó la "hipocresía y doble moral" de los Quince condenando al régimen de La Habana por las tres recientes ejecuciones, pero no rechazando la pena de muerte en EEUU. Dijo que el Centro Cultural de España podría ser cerrado.
COLPISA, México
12/jun/03 18:07 PM
Edición impresa

COLPISA, México

El ministro de Asuntos Exteriores de Cuba, Felipe Pérez Roque, responsabilizó al presidente del Gobierno español, José María Aznar, de impulsar las medidas de presión que la Unión Europea hizo públicas la semana pasada contra Cuba y adelantó medidas contra el Centro Cultural de España, que podría incluso ser cerrado. El canciller cubano criticó la "hipocresía y doble moral" de los Quince condenando al régimen de La Habana por la ejecución de tres secuestradores de una lancha para desviarla a Estados Unidos, pero no rechazando de la misma forma la pena de muerte, "incluso contra menores de edad", en Estados Unidos.

"El señor Aznar, obsesionado con el castigo de Cuba y convertido en aliado menor del Gobierno yanqui, ha sido el principal responsable de que la Unión Europea no haya elaborado un enfoque independiente y objetivo hacia Cuba". Pérez Roque recordó las medidas adoptadas por la UE y expresó que, en la práctica, algunas se venían practicando desde hace años. Respecto a la limitación de las visitas de alto nivel, señaló que desde hace cinco años ningún jefe de Estado visita la isla.

La primera señal

El ministro fue particularmente duro al mencionar que el Gobierno español dio la primera señal "absurda" sobre la reducción de la participación en acontecimientos culturales, al suspender la participación de España en el festival "La Huella de España". "A ello se une el hecho de que el Centro Cultural de España en La Habana, lejos de promover la cultura española en Cuba, objetivo para el que fue creado, ha mantenido un programa de actividades no relacionadas con su función original". Según el funcionario, este programa suponía un desafío a las leyes y las instituciones cubanas y una violación del acuerdo para su funcionamiento.

Y adelantó que, "en los próximos días, las autoridades cubanas adoptarán las medidas pertinentes para convertir ese centro en una institución que realmente cumpla con el noble propósito de difundir la cultura española en nuestro país".

Fuentes diplomáticas consultadas señalaron que "había un 99,9 % de posibilidades de que se determinara el cierre de la instalación", un edificio del malecón habanero rehabilitado por la oficina del Historiador de la Ciudad con financiación española.