Internacional

La población de Faluja obliga a tropas de EEUU a retirarse

La salida de los soldados estadounidenses de esta localidad tras las exigencias de los ciudadanos coincidió con ataques contra las fuerzas de la coalición en la vecina urbe de Ramadi, según la televisión "Al Yazira".
EFE, Bagdad
12/jul/03 18:25 PM
Edición impresa

EFE, Bagdad

Las tropas norteamericanas atendieron las exigencias de la población y se retiraron ayer de los cuarteles que ocupaban en la conflictiva localidad de Faluja, aunque continuaron con sus rutinarias patrullas diurnas por las calles de la ciudad.

La salida, la primera de esta naturaleza desde que el pasado 1 de mayo se declarara oficialmente le fin de la guerra, coincidió con nuevos ataques contra las fuerzas de la coalición en la vecina urbe de Ramadi y Samarra, donde podría haber víctimas.

Según la cadena de televisión por satélite qatarí "Al Yazira", al menos un soldado norteamericano podría haber muerto, en un ataque perpetrado la noche del jueves con morteros contra una posición militar de EEUU en la localidad de Al-Qala, vecina a la histórica ciudad de Samarra, al norte de Bagdad.

Además, varios soldados podrían resultado heridos, aunque hasta el momento no hay confirmación por otros medios de que haya habido víctimas.

La oficina de prensa de las fuerzas estadounidenses en Bagdad contestó con un escueto "sin comentarios" cuando fue consultada sobre el ataque.

"Al Yazira" también dio noticia ayer de una serie de explosiones escuchadas al amanecer en los aledaños del palacio presidencial de Ramadi, utilizado por la infantería norteamericana como cuartel general para sus operaciones militares en el norte de Irak.

"Las detonaciones se salían de lo normal. Jamás había escuchado explosiones de ese calibre. Después, un helicóptero abrió fuego contra blancos terrestres" relató el corresponsal de la cadena en esta ciudad, a unos 130 kilómetros de la capital. Este segundo ataque tampoco pudo ser confirmado por otras fuentes.

La ciudad de Faluja fue testigo de como las tropas norteamericanas abandonaban la comisaría de Policía y algunos edificios oficiales que ocupaba desde la caída de Bagdad, el pasado 9 de abril.

La salida de las tropas se produjo horas después de que los agentes iraquíes reclutados por EEUU se manifestaran de forma pacífica para exigir que abandonaran la ciudad, en la que viven unas 200.000 personas, en su mayoría musulmanes suníes.

"Demandamos la retirada de los norteamericanos del centro de la ciudad para evitar así que afloren conflictos con la población", explicó el policía iraquí Ali Yasim.

Según los manifestantes, la presencia de las tropas en Faluja era entendida como una provocación y suponía un riesgo. Faluja era uno de los tradicionales baluartes del depuesto régimen de Sadam.