Internacional

Muere la periodista canadiense Zahra Kazemi tras ser detenida en Irán


EFE, París
13/jul/03 18:26 PM
Edición impresa

EFE, París

La periodista canadiense Zahra Kazemi murió en el hospital iraní en el que ingresó en coma tras ser detenida, informó ayer la agrupación Reporteros Sin Fronteras (RSF), que se dijo "profundamente conmocionada" y acusó a Teherán de lo ocurrido.

Las autoridades iraníes "procedieron al arresto" de la periodista "de forma arbitraria y no hicieron lo necesario para darle los cuidados médicos adecuados", afirmó el secretario general de RSF, Robert Ménard, en un comunicado.

Agregó que la muerte de Kazemi, que según sus familiares entró en coma tras ser torturada, "es un triste recordatorio de que el régimen iraní es uno de los más duros del mundo para los periodistas".

El fallecimiento de Kazemi, de 54 años y con la doble nacionalidad canadiense e iraní, se certificó al día siguiente de que el viernes se declarase su muerte cerebral, señaló la organización defensora de la libertad de prensa.

La periodista fue arrestada el pasado día 23 por las fuerzas de seguridad iraníes "cuando estaba haciendo fotografías" y aún no están claras las circunstancias que llevaron a su hospitalización, agregó.

RSF ha pedido a Irán que permita la repatriación del cuerpo a Canadá, como ha pedido su familia, y exhortó a que organizaciones internacionales "independientes" puedan investigar en ese país lo ocurrido.

Kazemi había ido a Irán para hacer reportajes y deseaba ir a Turkmenistán. Después de que saliera de casa el 23 de junio, su familia estuvo sin noticias varios días, hasta que las autoridades le informaron de que la periodista estaba ingresada en un hospital militar de Teherán.

El domicilio de su familia fue registrado por la policía, que confiscó dinero y cámaras fotográficas, indicó RSF, y señaló que si bien representantes oficiales de Canadá pudieron visitar a Kazemi, no tuvieron acceso a su historial médico.

El periódico canadiense "The National Post" publicó el pasado viernes que, según informaron médicos iraníes a las autoridades canadienses, Kazemi cayó en coma tras sufrir una hemorragia cerebral cuando estaba bajo custodia del Gobierno iraní.

Según el rotativo, la detención de la informadora, nacida en Irán pero emigrada hace años a Quebec, tuvo lugar el pasado día 7, bajo la acusación de espionaje.

El arresto se produjo cuando la periodista tomaba fotos de la prisión de Evin, al norte de la capital iraní, donde fueron encerradas cientos de personas tras las protestas estudiantiles de junio.

Según Stephan Hachemi, hijo de Kazemi, dos días después de su detención, la fotógrafa fue trasladada inconsciente a un hospital, con magulladuras en todo el cuerpo.

"No necesitamos decir que ha sido golpeada. Es obvio", explicaron sus familiares.