Internacional

Taylor compró armas a Libia para continuar las ofensivas en Liberia

Un avión con armas llegó el jueves al aeropuerto internacional Robertsfield de Monrovia desde Libia, pero la carga fue interceptada por las fuerzas de paz nigerianas. Este embarque incluía lanzagranadas, bazokas y misiles. Otro cargamento interceptado incluía municiones para fusiles AK-47 y morteros.
AGENCIAS, Washington
9/ago/03 18:59 PM
Edición impresa

AGENCIAS, Washington

El presidente liberiano, Charles Taylor, voló a Libia la semana pasada para organizar un envío de armas y municiones con vistas a continuar la guerra civil que sacude a su país y mantenerse así en el poder, según informó ayer "The Washington Post" citando fuentes de Monrovia que conocían el viaje del presidente.

El mal tiempo, que le obligó a postergar su retorno, impidió a Taylor acudir a la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de África Occidental del pasado 1 de agosto, en la que discutieron los planes de paz para Liberia, según las mismas fuentes. El presidente aseguró, inicialmente, que no acudió a la reunión porque estaba viajando hacia el frente de Buchanan, la segunda ciudad más grande de Liberia.

Funcionarios estadounidenses no pudieron confirmar ni el viaje del presidente ni la llegada de armamento a Liberia y se manifestaron sorprendidos de que el líder libio, Muamar Gadafi, pusiera en peligro todos los esfuerzos realizados hasta ahora para mejorar sus relaciones con Estados Unidos.

Taylor declaró el lunes pasado que renunciaría el mediodía del 11 de agosto y que estaba haciendo los preparativos para viajar a Nigeria, país que le ofreció asilo, aunque no especificó la fecha de su marcha. Los traslados de armas plantean ahora nuevos interrogantes sobre de la partida de Taylor.

Además, un segundo avión con armas llegó este jueves al aeropuerto internacional Robertsfield de Monrovia desde Libia, pero la carga fue interceptada por las fuerzas de paz nigerianas, que cuentan con una base en el lugar, señala el diario. Una fuente liberiana citada por el diario afirmó que este último embarque incluía lanzagranadas, bazokas y misiles. El primer vuelo, por su parte, incluía municiones para fusiles AK-47 y morteros que fueron utilizados los días posteriores para contraatacar a los rebeldes, añadió.

Por otro lado, el grupo rebelde Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia (LURD) amenazó ayer con reanudar sus hostilidades contra las fuerzas de Taylor si éste renuncia al cargo y deja al frente del Gobierno al vicepresidente, Moses Blah.

Las dos cámaras del Congreso reunidas en sesión conjunta extraordinaria aceptaron ayer que Taylor dimita el lunes y traspase el poder a Blah.

Está previsto también que el mandatario liberiano marche al exilio en Nigeria, la potencia económica y militar de la región, que le ha ofrecido asilo político.

Sin embargo, el LURD, que había aceptado ese plan, ha dado marcha atrás y ahora ha dejado claro que rechazará a Blah como presidente del Gobierno interino.