Internacional

Nápoles amenaza con enterrar hasta 2009 el reparto de votos en la futura UE

La reunión de ministros de Exteriores celebrada ayer logró importantes avances en la definición del sistema común defensivo de la Europa de los 25.
EFE, Nápoles
30/nov/03 23:19 PM
Edición impresa

EFE, Nápoles

La hipótesis de que pudiera aplazarse el reparto de los votos nacionales, el punto más delicado de las negociaciones en torno a la Constitución europea, emergió ayer tras una jornada infructuosa de debate entre los ministros de Exteriores de los 25 Estados miembros y futuros de la UE.

El Reino Unido provocó el enojo de Alemania al sugerir ante el resto de los socios europeos, en un aparente guiño a España y Polonia, que si no puede alcanzarse un consenso sobre el nuevo sistema de voto de la "doble mayoría", lo me-jor sería aplazar la decisión hasta 2009.

Hasta esa fecha, en cualquier caso, no está previsto (en la nueva Constitución) que entre en vigor el nuevo sistema de voto rechazado por España y Polonia.

El ministro alemán Joschka Fischer rechazó rotundamente en la sala la eventualidad de un aplazamiento y, a la salida de la reunión, reconoció ante los periodistas que se iba de Nápoles "más pesimista" de lo que había llegado.

Por su parte, la jefa de la diplomacia española, Ana Palacio, dejó claro que la idea del aplazamiento no existe "como propuesta formal encima de la mesa", pero "estamos dispuestos a estudiar cualquier propuesta, incluso una que fuera por esa línea", comentó en rueda de prensa.

Los únicos avances registrados en la reunión de Nápoles han sido los referidos al sistema defensivo de Europa y al reparto de comisarios y escaños en el Parlamento europeo.

La reunión de ministros de Exteriores de la UE y de los diez países que se integrarán en mayo próximo puso las bases para la futura defensa con un inicio de acuerdo que instituye una "cooperación estructurada" entre los estados que deseen participar en operaciones conjuntas.

En la noche del viernes, durante la cena, los ministros de Exteriores de Francia, Alemania y el Reino Unido abrieron la vía a este avance, el más importante registrado hasta ahora, ofreciendo el acuerdo al que habían llegado entre ellos sobre la defensa.

El criterio más importante consiste en que los países aspirantes tendrán que ser capaces de proporcionar, antes de que termine 2007, unidades de combate desplegables en un plazo de entre cinco y treinta días y capaces de mantenerse sobre el terreno de treinta a 120 días.

Por su parte, el ministro de Exteriores italiano y presidente de turno de la UE, Franco Frattini, resaltó como uno de los logros de la reunión de la conferencia el reconocimiento de que cada país ha de tener derecho a designar un comisario y a elegir al menos cinco eurodiputados.