Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Montero abre negociaciones con el PNV para negociar los Presupuestos leer

El segundo atentado suicida en Rusia en cuatro días mata a seis personas en Moscú

Un mujer detonó una bomba adosada a su cuerpo junto a la puerta del hotel Nacional, a pocos metros del Kremlin y de la Cámara Baja del Parlamento, cuyos diputados fueron elegidos el domingo en los comicios legislativos. El número de heridos se eleva a catorce, cinco de ellos en estado muy grave.
COLPISA, Moscú
10/dic/03 23:49 PM
Edición impresa

Pese al descomunal dispositivo de seguridad desplegado tras el atentado suicida del pasado viernes en la localidad de Essentukí (sur del país), que se reforzó todavía más con motivo de los comicios legislativos del pasado domingo, el horror ha vuelto a hacer acto de presencia en Rusia. Esta vez el terrorismo se ha ensañado nuevamente con Moscú. Un atentado perpetrado por una mujer suicida dejó ayer sobre el asfalto los cadáveres de cinco personas mientras una sexta perecía poco después de ser hospitalizada. El número de heridos se eleva a catorce, cinco de los cuales se encuentran gravísimos.

Según aseguran testigos presenciales, dos mujeres de aspecto caucasiano se acercaron pasadas las once menos cuarto (tres horas menos en Canarias) a la puerta principal del Hotel Nacional, situado en pleno centro de la capital rusa, justo enfrente del ala norte del Kremlin, para preguntar en dónde se encuentra la Duma, la Cámara Baja del Parlamento ruso, cuyos diputados fueron elegidos el domingo. El órgano legislativo ruso, que, aparentemente, era el verdadero objetivo de la acción terrorista, está situado cruzando la calle Tverskaya.

Pocos minutos después, cuando eran casi las once de la mañana, una potente explosión, sacudió toda la manzana. En medio de cascotes y cristales rotos, sobre el nevado pavimento de la calle Mojováya, pudieron verse los cadáveres de varias personas, casi todos seriamente mutilados, mezclados con los cuerpos inconscientes de algunos de los heridos.

Dos chicas jóvenes con el rostro y las manos ensangrentadas yacían en el suelo pidiendo ayuda mientras reinaba la confusión entre los primeros policías que iban llegando. Del cuerpo de la autora del ataque parece que no ha quedado prácticamente nada. Por eso, hay dudas sobre si perecieron las dos mujeres o sólo una de ellas. Lo que se sabe con certeza es que hubo sólo una explosión.

Un policía de guardia en la zona declaró ante las cámaras del canal de televisión ruso RTR que vio a las dos mujeres que coinciden con la descripción y después se separaron. En un primer momento, se pensó que una cartera encontrada cerca de la puerta del Hotel Nacional, junto a uno de los cadáveres, podía ser otra bomba. Los artificieros actuaron valiéndose de un robot para destruir el bolso con una pequeña carga pero en su interior no había nada peligroso. El objeto de piel parece que pertenecía a una de las víctimas.