Internacional

Bush insiste en que se premiará a los países que arriesguen vidas


COLPISA, Nueva York
12/dic/03 23:56 PM
Edición impresa

COLPISA, Nueva York

"Es muy simple", atajó ayer el presidente George W. Bush. "Nuestra gente arriesga sus vidas en Irak. Los amigos de la coalición arriesgan sus vidas y, por tanto, eso es lo que van a reflejar los contratos (para la reconstrucción del país)".

Así de claro y directo fue ayer el mandatario estadounidense, que no se inmutó un ápice ante la polémica que ha desatado su decisión de vetar en la adjudicación de contratos para la reconstrucción de Irak a las empresas de aquellos países que no hayan contribuido a la guerra.

Bush no parece ni siquiera ser consciente de la embarazosa posición en la que le deja esa política de chantajear a los gobiernos extranjeros a través de las empresas privadas. El mismo miércoles, horas después de que saltase la noticia, el presidente telefoneó tranquilamente a los mandatarios de tres de los países a los que ha vetado ?Francia, Alemania y Rusia? para pedirles que reciban a su enviado especial James Baker, el hombre que le compró su endeudada empresa petrolera de Texas antes de convertirse en secretario de Estado de su padre y luego en su portavoz y asesor para la crisis electoral que le llevó hasta la Casa Blanca tras 36 días de recuento.

La nueva misión de Baker es viajar el lunes a Francia, Alemania, Rusia e Italia para pedirle a sus gobiernos que ayuden a la reconstrucción iraquí perdonando la deuda contraída por ese país. Para ello, el secretario del tesoro estadounidense, John Snow, le ha prometido "todos los recursos necesarios para apoyar su vital misión", dijo tras reunirse con él. "Como ha dicho el presidente, el tema de la deuda iraquí debe ser resuelto de manera justa".