Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La pensión media crece un 3,4% en Canarias en septiembre y se sitúa en 878,76 euros leer
DERECHOS HUMANOS

Pekín dice no tener miedo de su mala imagen por la detención de Ai Weiwei

Pekín, EFE
26/abr/11 10:50 AM
eldia.es
Ai Weiwei./EFE

El gobierno chino aseguró hoy que no tiene miedo de la mala imagen que da al mundo transcurridas tres semanas de la detención del artista disidente Ai Weiwei, sin mediar la detención formal que la ley local exige, y que según Pekín está siendo investigado por supuestos delitos económicos.

"No tenemos miedo de esos comentarios", respondió el portavoz de turno del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Hong Lei, al ser preguntado en rueda de prensa por la imagen de su país tras las protestas que se están registrando ante las embajadas chinas en varios países por la liberación del diseñador de 53 años.

La semana pasada, la galería Neugerriemschneider de Berlín anunció que celebrará a partir del 29 de abril una exposición con obras Ai, en protesta por su detención el 3 de abril en Pekín, cuando se disponía a tomar un vuelo con destino a Hong Kong.

Tanto en la ex colonia británica como en capitales de todo el mundo los defensores del artista conceptual chino más famoso en el extranjero han colocado sillas vacías frente a las embajadas chinas en Berlín, Nueva York, Estocolmo, Londres, París, Viena, Moscú o Madrid, a imitación de una obra del creador y para exigir su liberación.

La de Ai es la detención de mayor repercusión desde que el régimen reforzó en febrero su represión política, a raíz de llamadas anónimas a emular las revoluciones árabes, que ha ocasionado la detención de decenas de activistas, abogados de derechos humanos, artistas e intelectuales en el país asiático.

"Creo que China ha demostrado que su espíritu es el de un Estado de Derecho", prosiguió el funcionario Hong, a pesar de que la familia no ha recibido noticias oficiales del artista, en vulneración de la ley china.

Por este motivo, la primera ministra australiana, Julia Gillard, de visita en Pekín, interrogó hoy a su homólogo chino, Wen Jiabao, acerca del retroceso de la segunda potencia económica en materia de derechos humanos, algo que el "premier" chino, supuestamente defensor de la libertad de expresión, negó en rotundo.

"No permitiremos que ningún país interfiera en los asuntos internos de China bajo el pretexto de los derechos humanos", prosiguió el portavoz Hong en rueda de prensa al referirse al diálogo que sobre esa materia mantendrá con funcionarios de EEUU en Pekín el miércoles y el jueves de esta semana.

Aunque el Buró de Seguridad Pública (PSB) de Pekín, responsable de la detención del disidente, sigue sin facilitar información de su situación, el portavoz Hong Lei pidió a las organizaciones internacionales "que esperen el resultado de la investigación" que supuestamente se lleva a cabo.

Los familiares del artista señalaron que su detención es política, y no por motivos económicos, ya que su oposición al régimen de Pekín es abierta y conocida por todos. Su hermana mayor, Gao Ge, agradeció la presión de los dignatarios extranjeros en sus visitas a China para pedir la liberación de Ai.

Además de Ai, el PSB mantiene detenidos al chófer, a la contable, a uno de los diseñadores de su estudio y a su amigo, el periodista Wen Tao.

Países como EEUU, Francia, Alemania, Australia o Japón han pedido explicaciones a Pekín, mientras otros guardan silencio a la espera de que China les ayude a salir de la crisis.

En los últimos meses la policía china detuvo por lo menos a 41 disidentes, de un total de 200 que han sufrido acoso, amenazas, interrogatorios y arrestos "blandos"; algunos de ellos permanecen desaparecidos, como el abogado Teng Biao o el activista Liu Dejun.

La campaña de represión se inició en octubre, con la concesión del Premio Nobel de la Paz al preso político e intelectual Liu Xiaobo, lo que desencadenó una serie de arrestos domiciliarios ilegales, como el de su propia esposa, Liu Xia, que todavía no puede abandonar su domicilio en Pekín.

Grupos de derechos humanos temen que Ai Weiwei esté siendo forzado a confesar delitos no cometidos mediante tortura, ya que existen en China precedentes como el del ecologista Wu Lihong, el abogado Xu Zhiyong o el periodista Zhao Yan, también acusados de supuestos crímenes económicos.

DERECHOS HUMANOS