Internacional

Díaz-Canel llega a Rusia en busca de apoyos a la apertura de Cuba

Ignacio Ortega, Moscú, EFE
1/nov/18 17:02 PM
eldia.es
El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asiste a una ceremonia de bienvenida a su llegada al Aeropuerto Internacional de Moscú-Vnúkovo./SERGEI CHIRIKOV (EFE)

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, llegó hoy a Rusia en su primera visita a este país, en la que puede lograr el apoyo político y económico del Kremlin al proceso de reforma económica y apertura de la isla ante el estancamiento del deshielo con EEUU.

Díaz-Canel, que calificó antes de partir a Moscú de "excelentes" el estado de las relaciones con el antiguo aliado socialista, será recibido mañana por el presidente ruso, Vladímir Putin, con el que ya se reunió hace dos años cuando el cubano ostentaba el cargo de vicepresidente.

Durante su visita, el nuevo líder cubano espera cerrar "importantes" acuerdos comerciales y de inversión, además de contratos militares, algunos de los cuales ya fueron sellados esta semana en La Habana y cuyo objetivo es contribuir a modernizar la anticuada infraestructura de la isla.

Tras el traumático divorcio provocado por la caída de la URSS, el menor de los Castro, Raúl, puso las bases de la actual asociación estratégica entre Moscú y La Habana al visitar Rusia en 2009, un cuarto de siglo después del histórico viaje de Fidel a la URSS en pleno fragor reformista de la "perestroika" (1986).

"Díaz-Canel forma parte de la generación de dirigentes cubanos que no tuvo nada que ver con la Revolución. Son gente tecnológica, pragmática y no ideológica. Es un político moderno que apoya una economía mixta", comentó a Efe Nikolái Leónov, antiguo subdirector del KGB e íntimo amigo de Raúl Castro.

Díaz-Canel llega a Moscú justo cuando las relaciones entre Cuba y EEUU se encuentran en su peor momento desde el esperanzador deshielo lanzado por el anterior presidente estadounidense, Barack Obama, proceso que fue respaldado abiertamente por el Kremlin.

Rusia, que ve a Cuba y a Venezuela como la punta de lanza de su apuesta por América Latina, ha pedido insistentemente en los últimos años el levantamiento del embargo de EEUU contra la isla.

Rusia tiene previsto instalar en Cuba una estación receptora de datos de satélites tras el cierre en 2001 de la base de espionaje electrónico de Lourdes, pero aunque algún diputado ruso ha sugerido una posible despliegue de armamento, Díaz-Canel ya descartó a su llegada al poder una presencia militar extranjera en su país.

Cuba no quiere volver a ser un satélite del gigante euroasiático, sino convertirse en un socio comercial de Rusia, cuyas inversiones son fundamentales para el desarrollo de la economía nacional, especialmente en el plano energético y de transportes.

"Rusia puede ayudar y lo hará en la medida de lo posible, pero no como la URSS. Además, la situación económica en la isla es complicada, aunque no tanto como en la década de 1990", declaró a Efe Vladímir Davidov, experto del Instituto de América Latina de Rusia.

Las relaciones políticas son ahora estrechas pero, aunque el volumen comercial creció un 17 % el pasado año, los 300 millones de dólares de intercambios están lejos de los más de mil millones de países como España o Canadá.

Por ello, la delegación cubana espera que la visita de Díaz-Canel sirva para poner en marcha los acuerdos suscritos esta semana en La Habana por la comisión intergubernamental y que ascienden a 260 millones de dólares.

Se trata de la modernización de tres unidades eléctricas por 100 millones de dólares, la segunda fase de la modernización de una planta metalúrgica por 60 millones de dólares y la entrega de vagones de tren por más de 100 millones de dólares.

Además de la inauguración de la planta de ensamblaje de camiones GAZ y URAL, existen otros 16 proyectos en preparación, a lo que se suma el interés del país caribeño en incrementar las exportaciones de su industria médico-farmacéutica y de biotecnología.

Además, La Habana tiene esperanzas de que Rusia ejerza de proveedor energético, ahora que Venezuela ha reducido notablemente sus suministros de hidrocarburos, un papel que Putin podría aceptar gustosamente, de acuerdo con Davidov.

Según informó el Kremlin, la cooperación militar también figurará "activamente" en la agenda y, por lo que ha adelantado la prensa, Rusia podría conceder a Cuba un crédito de 50 millones de dólares para la compra de aviones, helicópteros y blindados.