Islas

El Estado reitera su "disgusto" con la actitud de Soria hacia los inmigrantes

Al secretario de Estado para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda, no le ha gustado en absoluto la circular interna de la Policía Local de Las Palmas ordenando identificar a los indigentes, aunque ésta ya haya sido retirada por el alcalde de la Capital.

EFE, Madrid/Las Palmas
9/ene/02 19:37 PM
Edición impresa
EFE, Madrid/Las Palmas

El secretario de Estado para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda, dijo ayer que no le ha gustado "nada" la circular interna de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria que ordenaba identificar a los indigentes que duermen en el parque Santa Catalina.

En la circular, que fue revocada el pasado viernes por el alcalde, José Manuel Soria, por considerarla xenófoba, se establecía la necesidad de identificar a los indigentes "tanto locales como de color".

A preguntas de los periodistas, Fernández-Miranda también se refirió a la llegada de inmigrantes a Canarias y el aumento de refugiados procedentes de Cuba al aeropuerto de Madrid-Barajas.

En este sentido dijo que la cifra de indocumentados que arriban a las Islas en patera se "mantienen en cifras similares a los producidos a lo largo del año 2001".

Fernández-Miranda dijo que los inmigrantes "están siendo acogidos desde el punto de vista humanitario en las Islas Canarias".

Respaldo total

Por su parte, el alcalde de la Capital grancanaria, José Manuel Soria, respaldó ayer a la concejala de Policía, Rosa Rodríguez, y dijo que una vez revocada la nota interna del cuerpo que ordenaba identificar a indigentes no habrá asunción de responsabilidades.

Respecto a las críticas realizadas por el secretario de Estado para la Extranjería y la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda, Soria recordó que la orden fue revocada hace unos días tras considerar, "al conocerla, que contenía expresiones con signos de xenofobia".

No obstante, agregó que "es obligación de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria identificar a todas las personas que pernocten en las calles de la ciudad para llevarlas a los lugares donde puedan ser acogidas bajo un techo".

Sobre su contenido, Soria opinó que la identificación de las personas "nunca puede ser realizada en base a consideraciones relacionadas con el estado social o con la raza".