Jornada Deportiva

Raúl RESUCITA a un Real Madrid con muchas carencias

El Alavés de Mané, un equipo que marca pocos goles pero sabe rentabilizarlos, dio una lección al conjunto merengue en la primera parte con un despliegue táctico sobresaliente, orden y disciplina.

24/feb/02 14:05 PM
Edición impresa
3 Real Madrid:

Míchel Salgado, Pavón, Hierro, Roberto Carlos; Makelele, Solari; McManaman (Raúl, 56), Zidane (Flavio, 67), Guti; y Morientes (Munitis, 83).

1
Alavés:

Kike; Geli, Karmona, Téllez, Ibón Begoña; Turiel, Pablo; Astudillo, Jordi Cruyff (Vucko, 76), Witschge (Mara, 65); y Rubén Navarro (Magno, 65).

Árbitro:

` Ramírez Domínguez (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Guti, Pavón, Ibón Begoña, Hierro y Pablo.

Goles:` 0 - 1, 7 m., Witschge. 1 - 1, 46 m., Guti. 2 - 1, 62 m., Raúl. 3 - 1, 80 m., Hierro, de penalty. Incidencias:

` Estadio Santiago Bernabéu ante unos 70.000 espectadores.

EFE, Madrid

Raúl González, después de tres partidos ausente por lesión, reapareció cuando más lo necesitaba su equipo y sacó al Real Madrid de un apuro ante el Alavés, que salió derrotado del Bernabéu (3 - 1) a pesar de ofrecer 45 minutos de muchos quilates.

Raúl sólo jugó 35 minutos, pero le bastaron para desequilibrar un partido que se le puso muy cuesta arriba al equipo blanco. El Alavés, que llegó al Bernabéu con tres derrotas consecutivas en la mochila, puso al descubierto todos los males que afectan al Real Madrid desde hace tiempo. El Alavés, un equipo que marca pocos goles pero sabe rentabilizarlos como nadie, dio una lección al Real Madrid en la primera parte. Con un despliegue táctico sobresaliente, orden y disciplina, los hombres de "Mané" apabullaron a los blancos antes del descanso. El equipo vitoriano, además, puso contra las cuerdas a su rival en el minuto 7 con un precioso gol de Witschge de cabeza, tras una excelente jugada de Geli.

Luego Guti, también de cabeza, empató el encuentro cuando se cumplía el minuto 46. La única jugada de mención de los blancos.

En la continuación, los de Del Bosque, sin hacer nada especial, sacó provecho de la incapacidad de su rival para reaccionar y terminó por firmar un triunfo claro gracias a que Raúl provocó un penalty que lanzó Hierro en la recta final del partido.