Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer
S . BERNABÉU

Se pone a prueba el estado anímico del Real Madrid


9/mar/02 14:09 PM
Edición impresa

COLPISA, Madrid

El Villarreal medirá esta tarde-noche el estado anímico del Real Madrid, muy "tocado" psicológicamente tras el desastre del miércoles en la final de Copa. El Madrid sí que está ahora muy necesitado de la victoria en el Bernabéu para mantener todas sus opciones en la lucha por la Liga y colocarse de nuevo líder a la espera del resultado de mañana del Valencia. Sólo tres días después, y en el mismo escenario, los blancos están obligados a recuperarse del durísimo golpe ante una afición desencantada que no puede olvidarse del "centenariazo" y exigirá a sus jugadores máxima entrega y el triunfo para no perder la confianza en el equipo.

Con muchísimas ganas de resarcirse del varapalo, el Madrid debe salir enrabiado ante el Villarreal y ganarse al Bernabéu, cuyo apoyo se presenta clave en un momento tan triste y complicado de la temporada. En su estadio, los blancos se han mostrado firmes en la Liga, salvo algún traspiés previo al fracaso copero, y el Madrid quiere agarrarse de nuevo al Bernabéu, aunque esta vez se puede volver en contra, ya que habrá mucha tensión en las gradas. Incluso Vicente del Bosque está convencido de que los aficionados recibirán con pitos al Madrid, aunque, según dijo, "una vez que comience el partido los aficionados se volcarán con el equipo si va bien, y si va mal, aguantaremos el chaparrón como buenos profesionales que somos".

Salvo sorpresa, Del Bosque volverá a colocar a Casillas en la portería, y, ante la ausencia del lesionado Figo, recurrirá a McManaman para la banda derecha. También podría retrasar a Helguera al centro de la defensa junto a Hierro, con lo que Pavón se quedaría en el banquillo.

El Villarreal, por su parte, está a tres puntos del descenso y sólo ha ganado fuera al Mallorca y al Rayo Vallecano. El cuadro levantino, que tratará de explotar el contragolpe, quiere "pescar" en el Bernabéu.

S . BERNABÉU