Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
May supera la moción de confianza como líder del Partido Conservador leer
JOSÉ ZORRILLA

Superioridad clara del Celta de Vigo


11/mar/02 14:09 PM
Edición impresa

2 Valladolid

Ricardo; Ricchetti, Mario, Caminero (Gaspar, 79 m.), Peña (Eusebio, 45 m.), Marcos; Sales, Jesús, Fernando, Chema (Blanco, 67 m.) y Tote.

4 Celta de Vigo

Pinto; Coira, Sergio (Méndez, 37 m.), Cáceres, Silvinho; Karpin (Giovanella, 65 m.), Vagner, Luccin, Gustavo López (Juanfran, 71 m.); Catanha y Mostovoi.

Árbitro:

Pérez Pérez, Comité Canario. Mostró la tarjeta amarilla a Ricardo, Jesús, Cáceres, Mostovoi, Vagner, Catanha y de nuevo a Cáceres (60 m.), por lo que fue expulsado.

Goles:

0-1, 8 m., Sergio; 1-1, 31 m., Fernando; 1-2, 36 m., Catanha; 1-3, 49 m. Catanha; 2-3, 69 m., Fernando, de penalty; 2-4, 74 m., Catanha.

Incidencias:

Encuentro disputado en el estadio José Zorrilla ante 14.700 espectadores.

EFE, Valladolid

El Real Valladolid cayó víctima de sus propios errores defensivos ante un Celta más incisivo y batallador, que buscó con mayor intensidad e inteligencia el camino del gol y que llegó a través de su goleador Catanha, que finalmente pudo jugar al serle aplicada la cautelar.

Ya en los primeros minutos se pudo comprobar la mayor peligrosidad del Celta en sus incursiones en el área local, aunque tuvo que contar con la suerte para alcanzar el objetivo de batir a Ricardo. El primer gol visitante no tardó en llegar (8 m.) en una falta que lanzó Mostovoi, desvió Cáceres y, posteriormente, Ricardo, para que Sergio enviara a la red. La reacción del Valladolid no se hizo esperar, aunque el tanto del empate no llegó hasta el minuto 31 por medio de Fernando.

Los tantos de Catanha

El primero de los tres tantos de Catanha acabó con las esperanzas del cuadro local. Los comienzos de la segunda mitad no pudieron ser más nefastos para el Valladolid. El entrenador local, José Moré, había dejado en el banquillo al central Peña para dar entrada a Eusebio y tratar de imponer su calidad en el centro del campo, lo que debilitó aún más la zaga, que se convirtió en un coladero por donde pasó Catanha sin dificultad, para marcar dos tantos más y dejar el choque decidido.

Con más de veinte minutos por delante, pero lo cierto es que los delanteros no pudieron con la defensa visitante, a pesar de sus esfuerzos, y en el contragolpe el Celta acabó con esas esperanzas. Mal el Valladolid en un partido en el que no supo imponer su ley y estuvo durante muchos minutos a merced del mejor juego visitante, más aguerrido y ordenado en el centro del campo, y con un Catanha como siempre batallador, que aprovechó sus oportunidades.

JOSÉ ZORRILLA