Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Llanos de Aridane retira honores y distinciones a Franco y a Blas Pérez leer

El Pájara perdió en casa del líder Real Madrid B cuando creía que sumaba ya un punto


11/mar/02 14:09 PM
Edición impresa

1 Real Madrid B

Carlos; Miñambres, Corrales, Rubén, César Navas; Borja, Núñez (Olalla, m.62), Sousa (Ernesto, m.75), Portillo; Valdo y Camacho (Luis García , m.56).

0 Pájara

Gaitán; Ayoze, Cordo (Raúl Benítez, m.83), Platero, David Miner (Dani Cobo, m.83); Quique, Yerout, Mangas (Larreina, m.62), Raúl Borrero; David Gómez y Rubén Coméndez.

Árbitro:

González González, del Colegio Castellano-Leonés. Mostró tarjetas amarillas a Portillo, y a los visitantes Ayoze, David Miner, Yerout, David Gómez, Larreina y al técnico de los majoreros Toni Cruz.

Gol:

1-0, m.81: Luis García.

Incidencias:

Unos tres mil espectadores en la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

ACAN, Madrid

El Pájara cayó derrotado ante el Real Madrid B en un partido soso y aburrido. El gol que decidió los tres puntos llegó a falta de nueve minutos. El filial dejó claro que es el líder y dominó todo el choque.

Los majoreros llegaron a la capital con las ideas muy claras y supieron desbaratar las armas de su rival, aunque comprobaron que sin atacar es muy difícil lograr victorias. El Real Madrid B, por su parte, no quería confiarse en el colchón de puntos que le escudan y salto al césped muy decidido.

Desde muy pronto intentaron conseguir el tanto y en el minuto tres, en la primer jugada ofensiva, Corrales llegó a línea de fondo y le puso un balón magnífico a Portillo que Gaitán salvó en la misma raya de gol. Esta jugada pudo haber cambiado el devenir del encuentro.

Poco a poco, el Playas fue asentando su férreo sistema defensivo de tres centrales, dejando al conjunto madridista sin ideas en el ataque. La indecisión blanca la intentaban aprovechar los hombres de Toni Cruz lanzando rápidos y esporádicos contragolpes, que en la mayoría de los casos venían precedidos de errores locales. Raúl Borrero dispuso de la mejor ocasión para los visitantes, mediada la primera parte, cuando se plantó solo ante un Carlos Sánchez que le ganó el mano a mano.

El dominio estéril del partido, pese a esas oportunidades, pertenecía al filial madridista. Sin embargo los hombres de Juan Ramón López no tenían su día cara al gol: Núñez desperdició una gran ocasión a puerta vacía y Portillo parecía haber perdido su olfato.

A raíz de las ocasiones fallidas, los jugadores blancos perdían la paciencia e incurrían en numerosos errores no forzados, mientras su banquillo les daba ánimos y pedía concentración. El Playas, que había asistido al dominio del Madrid sin inmutarse, intentaba salir a la contra.

Tras el descanso, el Pájara estaba a sól 45 minutos de llevarse un puntito, o quien sabía si los tres, en un encuentro en el que sólo había defendido. Raúl Borrero pudo haber hecho el 0-1 en una jugada en la que los visitantes reclamaron penalty, pero el único jugador que acertó fue Luis García. Luego, Valdo estrelló en la madera otra pelota.