Jornada Deportiva

El CD San Isidro frenó ayer en su feudo de La Palmera al "gallito" Castillo CF

El goleador local Toñeca demostró su olfato y, en torno a la media hora de juego, hizo el único tanto del partido que a la postre le dio tres valiosos puntos al conjunto rojigualda del Sur de Tenerife. El "Raqui" no se rinde y todavía espera el pequeño milagro de meterse al final en el "play-off".
11/mar/02 14:09 PM
Edición impresa

RAFAEL FUMERO, Granadilla

Importante victoria la conseguida ayer por el CD San Isidro en su lucha por alcanzar al menos la cuarta plaza y repetir la presencia del año anterior en la liguilla de ascenso a Segunda B.

Hasta el minuto 22 de juego no hubo opciones claras para ninguno de los dos equipos. En ese instante, el delantero local Nando cabeceó un centro de Toñeca y el balón se marchó fuera por muy poco.

No obstante, poco después los sanisidreros lograrían el tanto que a la postre les daría el triunfo, con una perfecta ejecución del delantero y goleador Toñeca, quién si no, tras un buen pase del lateral derecho Gordillo.

Los visitantes lo intentaron posteriormente hasta el final de los 45 minutos iniciales, aunque sin mucho éxito. Aún así, los remates de cabeza de Lakabeg se encontraron con la respuesta del meta local Domingo y con el larguero en el segundo caso. También Maño, antes del descanso, se quedó solo ante el cancerbero local y no supo cómo batirle.

A por todas

En el segundo tiempo, los grancanarios echaron el resto y se fueron arriba, no sólo en busca de la igualada sino de la posible victoria en el encuentro. Su entrenador, Boro Rodríguez, dio entrada a más delanteros, entre ellos Miguel Ángel Valerón, pero la zaga local siempre se mostró firme y expeditiva ante los puntas del Castillo y no dio opciones a los mismos. En general, tanto Domingo como sus compañeros en la defensa estuvieron muy serios los 90 minutos.

Los tinerfeños, a la contra, pudieron sentenciar en un córner que botó Giovanni, pero Gordillo no acertó a rematar con la cabeza.

En los instantes finales, los amarillos presionaron mucho en busca del empate, mientras los locales se defendían con orden buscaban llegar al pitido final con la corta renta que suponía el gol de Toñeca.

En estos momentos, los sanisidreros perdieron bastante tiempo al tener el marcador a favor, con una serie de balones que fueron lanzados al terreno de juego sin ser reclamados por el colegiado. Lo cierto es que, artimañas aparte, el San Isidro no dejó en ningún momento maniobrar a su adversario, uno de los mejores conjuntos de la categoría, que no encontró nunca el camino del gol, a pesar de sumar muchos efectivos en el ataque a medida que se acercaba el final de un buen partido.

Ficha Técnica  San Isidro  1   0   Castillo