Jornada Deportiva

El SALTO, en casa

Las cuentas hay que hacerlas porque no queda otro remedio. En los últimos cuatro años ha hecho falta un promedio de 43 puntos para conseguir la permanencia. El Tenerife, que tiene 31, debe disputar aún cinco encuentros en el Heliodoro Rodríguez López, donde ha de validar sus opciones.
13/mar/02 14:10 PM
Edición impresa

LUIS BRETÓN, S/C de Tfe.

Es difícil saber cuántos puntos harán falta para no bajar a Segunda. El Tenerife, que hace tres semanas tenía sólo 24, veía muy lejos la permanencia. Tanto que acababa echando a Pepe Mel en un intento desesperado por mejorar. Ese afán de superación, encarnado en la figura de Javier Clemente, ha dado ya resultados. A falta de nueve jornadas "sólo" hay que conseguir cuatro victorias para no caer en la desgracia, es decir, en la Segunda División.

Ese cálculo aproximado, que tiene como resultante los 43 puntos, se establece en base a un criterio: lo que han hecho otros equipos en las campañas anteriores. Un ejemplo es el del último ejercicio, en el cual el primer equipo que "suspiró" aliviado fue el Zaragoza. Sus 42 puntos le valieron la continuidad en la máxima categoría tras un sprint final realmente igualado, como el que se está produciendo este año.

Antes, en las temporadas 1999-2000, 1998-1999 y 1997-1998, los puntos "de Primera" los obtuvieron, respectivamente, Numancia (45), Alavés (40) y Salamanca (45), aunque en este último caso se salvó el Oviedo, que pese a acabar con 40 superó a la Unión Deportiva Las Palmas en la promoción que entonces se disputaba.

Calendario y augurios

El calendario del Tenerife incluye cinco encuentros en casa y cuatro fuera. Conservará ese desequilibrio hasta la última jornada, en la cual recibirá al Athletic de Bilbao. Los compromisos a domicilio se presumen bastante complicados, sobre todo el del Santiago Bernabéu, donde el Real Madrid suele mostrarse intratable. Además, el equipo de Javier Clemente visitará a Deportivo de La Coruña (otro hueso), Unión Deportiva Las Palmas (el "derby" históricamente insuperable, aunque con Clemente todo es posible) y Málaga. Parece difícil, a priori, conseguir más de un triunfo y la posibilidad de hacerlo casi colmaría las pretensiones del equipo, teniendo en cuenta que donde debe cimentar el pilar de su salvación es en la Isla.

Esos doce puntos, siempre teóricos, hay que repartirlos entre los "saqueos" que se puedan efectuar en los viajes y las "batallas" del Rodríguez López. Teniendo en cuenta que el Mallorca es un rival directo y que dentro de dos semanas y media viene el Valencia, el triunfo sobre los baleares resulta prácticamente imprescindible.

Lo que viene después es una quincena dificultosa, con el viaje a La Coruña y el recibimiento a Benítez y su gran equipo. Clemente teme que en estos dos choques se produzca un receso en la puntuación y por ello quiere "asegurar" los puntos de este domingo. Betis, Valladolid y Athletic no serán enemigos fáciles, pero ante ellos, sin remedio, hay que aplicar el tópico: "En casa, un fortín".