Jornada Deportiva

En su defensa

La llegada de Javier Clemente al conjunto blanquiazul ha coincidido con la mejoría del coeficiente de goles encajados por partido. Con una meticulosa protección de su portería, los insulares tratan de asegurarse la suma de puntos.
22/mar/02 14:13 PM
Edición impresa

J. RUIZ, S/C de Tenerife

"Si no te marcan goles, al menos has asegurado un punto". Ésa podría ser una de las ideas básicas en la filosofía futbolística que promulga Javier Clemente. Quienes le conocen aseguran que ahí radica una de las claves de su éxito y las estadísticas acumuladas a lo largo de su carrera, también. En el Tenerife, la misma fórmula está sirviendo para que la permanencia no se vea tan lejos. El equipo sigue último, pero el pelotón de los "torpes" es numeroso y cualquiera puede quedarse rezagado. La pregunta que obsesiona a la familia blanquiazul es si el tramo de Liga que falta será suficiente para dejar a tres adversarios por detrás.

Mientras, el entrenador vizcaíno, cobijado en su vasta experiencia, transmite constantemente serenidad. El pánico suele ser un mal consejero en estos casos. Confía plenamente en el camino que ha elegido para alcanzar la salvación y no duda en ponerlo en práctica, ya sea con un rival de su misma Liga, como frente a uno de los conjuntos más en forma de Europa, es decir, el Deportivo de La Coruña.

Y el tiempo dirá, aunque no quede mucho. La Liga de la permanencia reúne a tantos invitados en un margen tan corto de puntos, que de un domingo a otro, el colista puede avanzar cinco posiciones en la tabla, y viceversa.

Para salir del "infierno" de Primera División, Clemente apuesta por su método de siempre y, por el momento, le está dando resultado. Los datos así lo demuestran.

Por ejemplo, el Tenerife es el único equipo de la máxima categoría que ha terminado sus dos últimos partidos sin encajar un gol. Acabó imbatido frente a la Real Sociedad (0-2) y, siete días después, contra el Mallorca (0-0).

Ahondando en los números correspondientes a la "era" Clemente, resalta que en cuatro partidos sólo haya recibido dos tantos, por los seis que le ha endosado a sus rivales, exceptuando al conjunto balear. Con estos datos, se extrae una media de medio gol en contra por jornada, o lo que es lo mismo, uno cada dos choques.

En comparación con la fase de la temporada transcurrida antes del cambio de entrenador (aunque la muestra no refleja un equilibrio de encuentros disputados) la diferencia es notable, ya que el coeficiente relacionado con el mismo apartado de la estadística se acerca a un tanto y medio por encuentro.

Seguramente, la operación matemática habría ofrecido un guarismo más generoso con la capacidad defensiva del conjunto insular si el FC Barcelona no hubiera estado tan inspirado en aquella triste noche febrero (0-6).

Pero, al margen de los balones que han entrado en la meta de Julio Iglesias o Sergio Aragoneses, cabe en este estudio la cantidad de tiros a puerta lanzados por los cuatro últimos rivales. En concreto, por orden cronológico, el Atlético Osasuna disparó ocho veces, el Espanyol, doce, la Real Sociedad, quince, y el Mallorca, cinco.

Ahora, el objetivo blanquiazul es mantener a raya a los delanteros del Deportivo de La Coruña, misión casi imposible, teniendo en cuenta que los gallegos son acreedores de 45 dianas en 30 jornadas. Este porcentaje (1.5 goles por encuentro) le convierte en el cuarto mejor club de la categoría, por detrás del Real Madrid (57), el Celta (50) y el Barcelona (49).

En Riazor, se prevé que el representativo insular utilice la misma coraza que ha empleado en las anteriores citas, con tres centrales y dos carrileros. Aunque el trabajo defensivo corre a cargo de todos los protagonistas del juego, desde el portero al ariete, la línea más atrasada encuentra en esta misión su especialidad sobre el campo. Con Clemente han participado en la Liga todos los zagueros de la plantilla: Alexis, Lussenhoff, Charcos, Muñoz Mustafá, Basavilbaso, Manel, Bermudo y Javi Venta.