Jornada Deportiva

Los milagros no van al Estadio

Uno busca y no halla consuelo. La ilusión se disipa con la historia, con la fría estadística que desampara al Tenerife. Nunca sumó tanto en tan poco tiempo. La esperanza sólo se pierde al final, pero el sentido común prevalece. Deprime.
9/abr/02 14:17 PM
Edición impresa

JORNADA, Tenerife

Sumar doce puntos en los cinco últimos partidos parece lejos del alcance del Tenerife y de cualquier

otro equipo de la Primera División. A lo largo de su corta historia en la máxima categoría, el conjunto

blanquiazul sólo se acercó una vez a esa cifra. Consiguió once en la gran temporada 1995-1996, pero esa historia fue muy distinta a la que hoy se escribe. Aquel año, el Tenerife se clasificó para disputar la Copa de la UEFA y ahora lucha de forma agónica por seguir en la categoría. Un gran contraste.

Igual hay que aferrarse a cualquier posibilidad. Tal vez venciendo en tres de los cinco partidos que quedan se pueda hacer algo. Con 41 puntos y arañando algún empate se pensaría en la permanencia. El problema no es que no exista una opción matemática, sino que los ánimos han vuelto al estado común de la temporada, a la altura del suelo. Nadie confía ya en que este equipo pueda derrotar a Betis, Real Madrid, Las Palmas, Valladolid y Athletic. Son menos los que piensan que puede vencer a cuatro de sus cinco rivales y pocos opinan que tres triunfos estén a su alcance. Y es que el conjunto ahora dirigido por Javier Clemente no ha ganado esta temporada tres partidos sobre cinco disputados. Y menos, cuatro.

Promedio histórico

No es pesimismo, más bien realismo. El promedio de puntos obtenidos por el Tenerife en los cinco últimos encuentros de sus presencias en la máxima categoría es de seis. Se hace difícil ya eludir la comparación con la campaña del último descenso, en la cual el equipo, entonces dirigido por Robi y Felipe Miñambres, logró seis puntos de los últimos quince que disputó, aunque esas dos victorias, sobre Valencia y Salamanca, que llegaron en las dos jornadas finales, no sirvieron sino para certificar la caída a la Segunda División.

Sin embargo, no es esa desastrosa campaña comparable a la actual. Con 33 encuentros celebrados, en la 1998-1999 sólo se habían sumado 25 puntos por los 32 actuales. Las opciones matemáticas existen. La permanencia está a sólo tres puntos, pero el problema es que el Tenerife no gana. Lleva tres semanas anclado en esa cifra y las perspectivas no resultan muy halagüeñas.

La historia también enseña cosas. Oír aquello de "aún tenemos opciones, los demás tampoco ganan..." suena a risa, a consuelo. Sólo una victoria sobre el Betis vale ahora. Lo otro es historia.