Jornada Deportiva

El Espanyol sueña y el Villarreal sigue con su pesadilla


22/abr/02 14:22 PM
Edición impresa

3 ESPAÑOL

Argensó; Navas, Lopo, Rotchen, Ricardo (David García, m.55); Álex, Paulo Sousa (Morales, m.65), Martín Posse, De Lucas; Pacheco (Palencia, m.69) y Tamudo.

1 VILLARREAL

López Vallejo; Galván (Roca, m.46), Quique Alvarez, Ballesteros, Arruabarrena; Cagna (Palermo, m.46), Galca, Jorge López, Calleja; Víctor y Guayre (Quique Martín, m.74).

Árbitro:

Eduardo Iturralde González (Colegio Vasco). Mostró tarjetas amarillas a Lopo (m.3), Galván (m.43), Ballesteros (m.55), Alex (m.68), Jorge López (m.71) y Xavi Roca (m.80).

Goles:

1-0 m.8: Pacheco. 2-0 m. 25: Tamudo. 3-0 m. 77: Palencia. 3-1 m. 89: Arruabarrena.

Incidencias:

Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de Primera División, disputado en el Estadio Olímpico de Barcelona ante unos 18.400 espectadores.

EFE, Barcelona

El Espanyol logró una plácida victoria que le permite seguir soñando con alcanzar una plaza para disputar la próxima temporada la Copa de la UEFA, a costa de un Villarreal que seguirá sumido una semana más en la zona peligrosa de la tabla

El equipo blanquiazul tuvo suficiente para su objetivo con jugar una buena primera parte, en la que Antonio Pacheco y Raúl Tamudo le dieron una cómoda ventaja, y dedicarse a contemporizar en la segunda a la espera de que llegase el gol de la sentencia, logrado por Paco Palencia.

Un excepcional Pacheco, autor del primer gol y que dio la asistencia del segundo a Tamudo, lideró al equipo blanquiazul en la que ha sido su victoria más abultada esta temporada. Con la victoria, el Espanyol ha reducido a cuatro puntos la distancia que le separa de la séptima plaza, la última que da acceso a la disputa de la Copa de la UEFA. El Villarreal, con 40 puntos, se mantiene sólo dos por encima del descenso.

El Espanyol se encontró cómodo en Montjuic, ya que marcó muy pronto, en la primera ocasión de que dispuso, y con el marcador a favor pudo practicar ese fútbol de contención, con salidas rapidísimas al contraataque, que tanto le gusta.

El equipo catalán se aprovechó en el minuto ocho de un grave error de la defensa del Villarreal, que se quedó atolondrado en los siguientes minutos. Por la derecha llegaron tres centros peligrosísimos, el último de los cuales se convirtió en el segundo gol de la tarde, conseguido por Raúl Tamudo. Tras el descanso, Víctor Muñoz se jugó el todo por el todo al hacer entrar al delantero argentino Martín Palermo, pero el dominio visitante no resultó eficaz y Palencia sentenció.