Jornada Deportiva

Actos violentos al término del partido de ayer

Federico Lussenhoff y Bruno Marioni se vieron envueltos en una pelea con un grupo de hinchas del CD Tenerife, que esperaba la salida de los futbolistas después del choque ante el Valladolid.
29/abr/02 14:24 PM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife

El 1-5 de ayer dejó virtualmente al Tenerife en Segunda División A. El público que casi llenó el "Heliodoro Rodríguez López" asimiló la derrota con resignación. Abandonó el recinto deportivo en silencio. Esta vez, el civismo parecía predominar. Pero, no todos los espectadores actuaron así. Un centenar de aficionados quiso expresar su indignación a base de violencia y esperó la salida de los jugadores en los aledaños de "Tribuna".

Los futbolistas, temiendo lo que les aguardaba fuera, optaron por marcharse del recinto deportivo por la calle San Sebastián, pero alguien avisó a los exaltados desde el interior del Estadio y éstos se apresuraron a cambiar de lugar. Al dar la vuelta a la manzana, se produjo el encuentro con Federico Lussenhoff, que se dirigía, en ese momento, al "parking" de la Escuela Hotel, donde Bruno Marioni le esperaba en su coche.

Mientras cruzaba la calle, algunos hinchas increparon al defensa argentino, que devolvió los insultos con golpes. Una vez disuelta la disputa, "Colo" y Bruno avanzaron con el automóvil en medio del grupo, que continuó gritando a los deportistas. Esta vez, fue Marioni quien quiso responder. Se bajó del coche y encaró a los agresores. Antes de que se reanudara la pelea, los encargados de la seguridad del "Heliodoro" calmaron al delantero, que regresó al vehículo. Sin embargo, aún faltaba por suceder lo peor. Los aficionados más excitados continuaron con su actitud y Lussenhoff dirigió el coche hacia uno de ellos, que resultó golpeado. Acto seguido, "Colo" volvió a la calle para pegar a otro de los hinchas. Cuando Federico optó por marcharse, el seguidor que había sido embestido lanzó una piedra al vehículo, rompiendo una luna lateral. "Colo" Lussenhoff no resultó herido tras el impacto.

En ese instante hizo acto de presencia la Policía Local, que logró controlar la situación, mientras que Javier Clemente abandonaba el lugar sin ninguna incidencia.

"Pudieron haberlo matado"

Una vez en su domicilio, Bruno Marioni manifestó anoche que "aparte del resultado y de que el equipo no demostró lo que hacía falta en este partido, la gente, a mi entender, se comportó muy bien con nosotros. Después, obviamente, hay un tipo de personas que se quiere hacer notar. No sé cuál es el motivo, pero ocurrió un hecho lamentable que, afortunadamente, no derivó en nada grave, ya que si el pedazo de piedra que le tiraron a Colo le pega en la cabeza le habrían matado. Me acaban de comentar las imágenes de televisión y se ve que la piedra tiene un mínimo de diez kilos". El delantero blanquiazul añadió que "el impacto rompió el cristal del coche, pero Colo abrió la puerta en ese momento y la pudo esquivar un poco". Marioni continuó diciendo que "no entendería que la gente no estuviera molesta, pero en este caso concreto no estamos hablando de personas civilizadas. Puedo comprender que algún hincha la tome conmigo, pero no que quieran empujarte, tirarte del pelo o querer matarte". Por su parte, Federico Lussenhoff recordó que "salimos con la cabeza gacha y empezaron a darnos empujones. Uno venía caliente y acabamos mal. Que me hayan roto el coche es lo de menos. Entrar en la pelea fue un error, lo reconozco. Cuando arrancamos el coche la gente se nos echó encima con pataditas y piedras. Nos acorralaron y no sabíamos por dónde salir".