Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
May supera la moción de confianza como líder del Partido Conservador leer

Debutó el 20 de septiembre de 1989 y ha estado presente en cuatro citas mundialistas


19/jun/02 14:40 PM
Edición impresa

EFE, Ulsan (Corea)

Hierro debutó el 20 de septiembre de 1989 en el amistoso España-Polonia (1-0) jugado en La Coruña. Desde entonces ha jugado 88 partidos y ha sido poco menos que indiscutible y casi nunca discutido, pese a que por su personalidad y su carácter introvertido ha estado al margen de círculos públicos aun a costa de críticas.

Nacido el 23 de marzo de 1968 en Vélez-Málaga, a sus 34 años se presentaba en el Mundial 2002 como uno de los jugadores más completos de España en los últimos años, como reconoce la mayoría de la gente del fútbol.

Ya no es un chaval y el físico no es el de sus inicios, pero su visión, su poderío aéreo y su buena salida de balón desde atrás le hacen ser indiscutible para José Antonio Camacho.

Hierro tuvo la oportunidad de hacer sus primeros pinitos mundialistas en Italia 90 con Luis Suárez como seleccionador, pero no llegó a debutar.

El técnico chileno Vicente Cantatore vio rápidamente las cualidades de este espigado jugador que se podía desenvolver en la defensa y en el centro del campo, y no tardó en hacerlo debutar con el club pucelano (4 de octubre de 1987) y en augurarle un futuro brillante. De hecho ha conseguido cuatro Ligas, una Copa del Rey, cuatro supercopas, tres Ligas de Campeones y una Copa Intercontinental.

Con el serbio Radomir Antic como entrenador madridista, que le colocó más adelantado de lo que solía, se descubrió como gran goleador, faceta que ha desarrollado paulatinamente con su equipo y con España. Tanto Javier Clemente, que le utilizó en la zaga y en el medio del campo, como ahora Camacho han mantenido una confianza ciega en Hierro, que también estuvo en el decepcionante Francia 98.

Padre de dos hijos, Alvaro y Claudia, es un hombre muy familiar, hogareño, muy de estar con sus amigos, "fan" de Maradona, serio en la apariencia externa pero muy afable en su ambiente.