Jornada Deportiva

Las chicas del Siempreviva se trajeron tres puntos de Los Frailes

El equipo de Tacoronte derrotó a domicilio (14-16) al Santa Rita, pero no fue capaz de superar el coeficiente de luchas a favor con las Gran Canarias. Éstas vencieron en el terrero Piedra de Torres por cinco luchas de ventaja.
11/nov/02 15:26 PM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife

El encuentro más esperado de todos los valederos para la séptima jornada de la Liga Canaria de Categoría Femenina emparejó a Santa Rita y Tenerife/Tacoronte Siempreviva en el terrero de Los Frailes (Tamaraceite), en Gran Canaria. Las tinerfeñas se alzaron con la victoria (14-16), pero no consiguieron superar el coeficiente de luchas a favor.

Después de los dos encuentros, el baremo entre estos equipos es de menos tres luchas en contra de las tinerfeñas, que en un supuesto empate a puntos al final del campeonato las ubicaría por debajo del equipo local. Isidro de la Rosa, mandador y presidente de las tinerfeñas, echó de menos a Yessica Márquez. Es una de sus mejores bregadoras y, en esta ocasión, no pudo viajar con el resto de sus compañeras. Minerva Montero y Noelia Santana fueron las más destacadas del Santa Rita. La primera pudo con cinco tinerfeñas, y su compañera, con seis.

Lo mejor del encuentro fue la respuesta del público. La confrontación se vivió en la grada como un "derby". Se registró la mejor entrada de la temporada en una luchada femenina.

El pabellón Camilo León de Los Llanos de Aridane, el Unión Sur, apabulló al Tenercina. El equipo majorero se impuso 4-27 y, por si alguien tenía dudas, ya es virtual campeón. Al éxito de las chicas que entrena Jorge Ávila contribuyó un virus. Por motivos de salud no pudieron alinearse las locales Susana Perucho, Ana Molina y Yanira Hernández. Sufren un proceso febril, acompañado de vómitos. María Cabrera, Inés Cano e Isabel Lozano sacaron tajada.

Rivalidad sureña

El Chimisay acusó la inexperiencia

Araya y Chimisay se enfrentaron en el terrero municipal de la localidad candelariera. La victoria (22-12) favoreció a las anfitrionas. Las visitantes pagaron la inexperiencia. No pudieron aprovechar que las anfitrionas las recibieron con cinco luchadoras. Comenzaron ganando 6-0 y, luego, sólo consiguieron sumar seis nuevos puntos. Las hermanas Pacheco y Rocha decidieron a favor de las locales. Cada una de ellas derribó a 6 de las araferas que entrena Roberto Marrero.