Jornada Deportiva

SAINZ fue cuarto en la especial, que dominó el estonio MARTIN

El Rally de Gran Bretaña, última prueba puntuable para el Mundial de la especialidad, comenzó con el piloto italiano Valentino Rossi, campeón mundial de motociclismo en la categoría MotoGP, como principal protagonista. Así y todo, la lucha por el subcampeonato está abierta y puede pasar de todo.
15/nov/02 15:28 PM
Edición impresa

COLPISA, Cardiff (R. Unido)

El piloto estonio Markko Martin, con un Ford Focus WRC, fue el más rápido en la especial de 2,2 kilómetros disputada ayer noche en Cardiff, y que abrió las hostilidades en el Rally de Gran Bretaña, la última prueba de la temporada.

La segunda posición fue para el noruego del equipo Subaru, Peter Solberg. Colin McRae fue tercero, por delante de su compañero Carlos Sainz, que terminó a 1:3 segundos del primer líder de la prueba.

Rovanpera y Gronholm, con los Peugeot, completaron los seis primeros puestos tras esta primera especial de la carrera.

El español Txus Jaio acabó en la trigésima posición, a 12 segundos de Martin, y Dani Solá en el puesto 32, a 15 segundos.

Por otra parte, el finés Jussi Valimaki pilotará el tercer Hyundai Accent la próxima temporada en siete Rallys del Mundial, en los cuales llevará uno de los coches oficiales. En algunas otras pruebas, aún por determinar, el joven de 28 años pilotará un Accent privado. Este fichaje cierra definitivamente las puertas a Carlos Sainz en el equipo coreano, quedando para el español solamente la opción de correr con Citroën, si finalmente llega a un acuerdo con el equipo.

En el Rally de Gran Bretaña, el campeón del mundo de MotoGP está disputando su primera prueba en el Mundial de Rallys al volante de un Peugeot 206, y es una de las atracciones de la carrera. Sin duda, Rossi atrae más la atención que el propio campeón del mundo, el finlandés Grönholm.

Los títulos mundiales de rallys están ya decididos a favor del finlandés Marcus Gronholm y del equipo Peugeot, pero si el piloto finés logra el triunfo igualará el récord de victorias (6) en una sola temporada, marca que ostenta todavía el francés Didier Auriol.

Gronholm tiene una fuerte competencia entre los pilotos que aspiran al subcampeonato y que saldrán a por todas. Su compañero de equipo Burns es el más serio candidato a la victoria y también al segundo puesto del Mundial, después de ganar el título el año pasado al volante de un Subaru.

McRae y Sainz, con Ford, también le pondrán las cosas complicadas a Gronholm, que a pesar de tener el título adjudicado, no da tregua a sus rivales, como lo demostró en el pasado Rally de Australia, donde ganó con comodidad.

Para los españoles la atención es triple, y con título a la vista. Txus Jaio, campeón de España de Rallys de Tierra corre con un Ford Focus WRC, mientras que Solá lo hace con un Citroën Saxo, y está en segunda posición en el Campeonato FIA Júnior 1.600, con un punto de desventaja frente al italiano Dallavilla.

Sainz aspira a redondear su temporada, en la que ganó una prueba (Argentina), con el subcampeonato en el Mundial. Al mismo tiempo, Sainz debería despejar la duda de su futuro en estos días, teniendo en perspectiva un volante en Citroën, aunque no para toda la temporada.