Jornada Deportiva

Roma, más CERCA

El piloto japonés Kenjiro Shinozuka, que ocupaba la tercera plaza de la general de coches en el Raid Telefónica-Dakar'2003, sufrió un accidente en la octava etapa y se encuentra muy grave. Por su parte, el catalán redujo las diferencias respecto a los dos primeros clasificados de la categoría de motos.
10/ene/03 10:48 AM
Edición impresa

COLPISA, Sabha (Libia)

El japonés Kenjiro Shinozuka, que ocupaba la tercera plaza en la general de coches, está en estado muy grave tras sufrir un accidente durante la octava etapa del Dakar. El vehículo de Shinozuka voló sobre una duna en el kilómetro 373 de la especial, aterrizando unas decenas de metros más lejos, y su copiloto, Thierry Delli Zotti, también resultó herido grave.

Shinozuka, según las primeras pruebas practicadas, sufre un traumatismo craneo-facial, mientras que su copiloto sufre lesiones de menor importancia y se espera que su evolución sea rápida y satisfactoria, según los médicos.

Ambos fueron evacuados en un helicóptero medicalizado hasta el hospital de carrera, situado en la localidad libia de Sabha, y desde allí, una vez estabilizados, serán repatriados hasta Túnez.

En una jornada empañada por dicho accidente, Nani Roma recuperó parte del terreno perdido en la etapa del miércoles, favorecido por el hecho de salir detrás de Sainct. Las etapas del Dakar se han convertido en un juego del gato y el ratón, ya que el que abre pista no es el favorecido, como ocurre en los rallyes. Seguir al piloto que abre pista es fácil y la ventaja que podía tener el que gana la especial del día anterior se diluye por el hecho de salir delante.

De esta forma, Roma atrapó a Richard Sainct, que tomó la salida antes, y le recuperó más de cuatro minutos. Fabrizio Meoni es el nuevo líder, aunque las diferencias vuelven a ser exiguas: Roma está ahora a 2:07 del italiano, en la tercera plaza, por detrás de Sainct. Cyril Despres es el cuarto hombre en discordia, a 4:51 de Meoni.

Por detrás de ellos ya no queda nadie, ya que Alfie Cox se dislocó un hombro. Cox perdió 20 minutos al principio de la etapa porque se adentró en un valle equivocado. Cuando regresó a la ruta de la carrera forzó el ritmo tratando de recuperar el tiempo perdido y acabó trasladado herido en el helicóptero de la organización. El quinto en la general es Giovanni Sala, que venció en la etapa, pero que está a más de media hora en la general.

"Después del repostaje he pasado a Fabrizio y he tratado de escaparme. Me la he jugado, pero al llegar a las dunas me han cazado otra vez. Esto es lo que hay: no hay más remedio que ir en pelotón. Yo podría tirar a fondo y tomar muchos riesgos, pero los de detrás me seguirían con una mano, porque el que abre pista siempre va más despacio. En los últimos kilómetros hemos corrido a fondo otra vez, para que Sainct y Despres forzaran sus motores monocilíndricos. La carrera tiene que hacerse más dura y entonces cambiarán las cosas, porque de momento está siendo bastante fácil. A ver si un día de estos se complican las cosas. Entonces veremos quién es el más fuerte", comentó Nani Roma.

El héroe del día fue Marc Coma, quien realizó una etapa ejemplar y remontó posiciones hasta una espectacular cuarta plaza final, justo por delante de Roma.

Peterhansel no ganó esta vez y dejó el triunfo a Masuoka, del que no logra distanciarse.

Entre los españoles, Monterde fue el mejor, acabando en duodécima posición. Al término de la jornada la pareja española se situó en undécima posición de la general provisional, manteniéndose un día más como el mejor equipo privado de la carrera.

La octava etapa, considerada por los propios organizadores como una de las más complicadas de la historia del Dakar, ha respondido con creces a las expectativas.