Jornada Deportiva
MANUEL JESÚS DÍAZ ESPINO ENTRENADOR DE LA UD VALLE FRONTERA

"Lo principal es intentar salvar al equipo"

El nuevo técnico del conjunto herreño, que dirigió ayer en el campo de El Chorrillo su primera sesión preparatoria, llegó a un acuerdo por lo que resta de campaña. Además, tuvo palabras de elogio hacia los dirigentes del CD Candela por entender su postura y romper el compromiso verbal que mantenían.
5/mar/03 22:04 PM
Edición impresa

G. RIVERO, S/C de Tenerife

Manuel Jesús Díaz Espino "Lolín" se convirtió ayer en el nuevo entrenador del Valle Frontera, equipo que milita en el Grupo Canario de la Tercera División, en sustitución de José Antonio Pineda Cubas "Chéster", que presentó la dimisión por problemas de salud.

El ex jugador del CD Tenerife tendrá la difícil papeleta de salvar a un equipo que está en zona de descenso y que necesita ganar todos los partidos como local y alguno fuera para conseguir el objetivo para el que ha sido contratado hasta final de temporada. Ayer, en el campo de El Chorrillo, dirigió el primer entrenamiento como técnico del club herreño.

-¿Cómo surgió el interés del Valle Frontera por sus servicios?

-La noche del lunes me llamó el presidente del conjunto herreño, me propuso dirigir al equipo y sin pensarlo dije que sí, pero a expensas de las conversaciones que iba a mantener al día siguiente con la junta directiva del CD Candela, equipo al que le había dado mi palabra para empezar a dirigirlo esta semana. Hablé con sus dirigentes, entendieron mi postura y rompieron el compromiso, por lo cual les estoy muy agradecido.

-¿Fue rápido el acuerdo con el Valle Frontera?

-Muy rápido. Le puse a la junta directiva una serie de condiciones y fueron aceptadas al momento, por lo que sellamos de palabra el compromiso.

-¿El acuerdo es por lo que resta de campaña o tiene alguna cláusula en la que podría dirigir al equipo otra campaña más?

-No. El acuerdo es por lo que resta de temporada. Luego ya se verá. Lo principal ahora es salvar al equipo del descenso y cuando finalice la campaña ya veremos las partes lo que hacemos, si nos interesa seguir o no. No se habló de nada más.

-¿Un técnico como usted, que lleva el fútbol en la sangre, me imagino que tendría muchas ganas de volver a la competición oficial?

-Demasiadas. Después de mi etapa en el Atlético Pinar tenía ganas de seguir entrenando, pero las ofertas que tuve sobre la mesa en pretemporada no me llenaron. Esta del Valle Frontera, aunque sea en una situación delicada, colma una de mis aspiraciones, entrenar a un club de Tercera División.

-¿Cree que la oportunidad que le brinda el club herreño puede ser decisiva en su futuro como técnico por aquello de que puede abrirle las puertas definitivamente en la categoría?

-Por supuesto, aunque primero que nada hay que realizar un buen papel con el Valle Frontera y luego, según como lo hayas hecho, se te podrán abrir o no las puertas de otros clubes de Tercera, pero, sin lugar a dudas, es el primer paso para afianzarse uno en el difícil mundo de los entrenadores, donde existe una gran competencia.

-¿Ha tenido oportunidad de seguir a su nuevo equipo?

-Lo vi jugar en un par de ocasiones en pretemporada, pero la Liga es muy diferente. Así y todo, pienso que hay plantilla para salir de la situación en la que se encuentra actualmente. Conozco a varios jugadores porque los he tenido bajo mis órdenes en categorías inferiores. Además, sé que empezó muy bien la temporada y que poco a poco, por diferentes motivos, ha ido perdiendo gas. Espero que el sábado vuelva al sendero de los triunfos frente al Tenerife B.

-En su debú se las verá con el líder. Difícil, ¿no?

-Los partidos hay que jugarlos. Nunca se deben dar por perdidos antes de disputarlos porque somos once contra once y todo puede pasar hasta que el árbitro no pite el final. No sería la primera vez que un colista le gana al líder. Reconozco que es un partido que entraña muchísimas dificultades porque nos veremos las caras con un gran equipo, que tiene excelentes jugadores en sus filas y que es un serio aspirante al ascenso. Pero vamos a ver qué es lo que pasa el sábado.

-¿Cree que el Valle Frontera tiene salvación?

-Sí, porque de lo contrario no me hubiera hecho cargo del equipo. Hay un buen equipo y, por lo tanto, hay posibilidades de salvarnos. Soy un ganador nato y como tal pienso y actúo.

-¿Es complicado mentalizar a unos jugadores que luchan por la permanencia en asimilar el nuevo sistema que va a imponer?

-Hay que mentalizar a los chicos en muchos aspectos, sobre todo en que tengan fe en la salvación. Habrá que trabajar con ellos en el nuevo sistema que pienso emplear y cuanto antes se consiga, que espero sea muy pronto, comenzarán a llegar los resultados. Pero tiene que ser ya porque no hay tiempo que perder, pues cada partido es una final para nosotros.

-¿Piensa hacer alguna variación en cuanto a los entrenamientos?

-Mi intención es entrenar cuatro días a la semana, pero, como sabes, éste es un equipo muy peculiar, ya que entrena media plantilla en Tenerife y la otra mitad lo hace en El Hierro.

Lolín concluyó agradeciendo a la junta directiva del Candela por haber roto el compromiso verbal que les unía y tuvo palabras de elogio a su presidenta, de la que dijo: "Me trató como un hijo cuando jugué en ese club y ahora me abrió las puertas hacia la Tercera División. Eso es de agradecer".

MANUEL JESÚS DÍAZ ESPINO ENTRENADOR DE LA UD VALLE FRONTERA