Jornada Deportiva

Difícil, difícil y más difícil


14/abr/03 11:10 AM
Edición impresa

LUIS BRETÓN, S/C de Tfe.

La "contrarracha" del Tenerife lo deja con muy pocas opciones de ascenso, independientemente de los puntos de distancia que lo alejan de la tercera plaza, que son diez. Hace una semana se veía difícil y ahora, un poco más porque se perdió una buena oportunidad, el hueco se hace mayor y el tiempo para remontar se reduce.

Durante las últimas seis jornadas, el conjunto de David Amaral sólo ha sido capaz de sumar seis puntos, un 25% de los disputados, que son 24. Las derrotas ante Badajoz y Elche y los empates contra Almería, Terrassa y Éibar sólo han encontrado un contrapeso en el triunfo sobre el Numancia, poca cosa para lo que se necesita.

Si el Tenerife tuviera otro nombre nadie hablaría aquí de este equipo como un candidato. A pesar de mejorar sus registros en relación a la primera vuelta (ha sumado 18 puntos por los 12 de esa primera ronda), el cuadro blanquiazul ha visto alejarse a los tres primeros e incluso ha bajado posiciones después de conseguir el "imposible" de acumular cinco triunfos consecutivos, pero eso ya queda lejos.

Si hace un mes se pensaba en la cifra de 73 ó 74 puntos como una aspiración, ahora hay que vencer en diez de los once encuentros que restan para alcanzar esa cifra. Y para mejorar los registros del último ascenso habría que ganar todos y cada uno de los compromisos pendientes. Casi imposible.

El indiscutible mérito que tiene haber sacado al equipo de la zona peligrosa no debe ocultar que el Tenerife está actualmente en zona de nadie, en ese desierto de la media tabla. Desmotivante.

De los once partidos que quedan, el conjunto insular disputará seis en casa ante Xerez, Leganés, Ejido, Córdoba, Murcia y Las Palmas. Lejos de la Isla, los rivales serán Sporting, Albacete, Salamanca, Levante y Racing de Ferrol. Si ganara a todos conseguiría el ascenso, pero eso sería equivalente a un milagro nunca visto en el fútbol español. Un ejemplo de esa dificultad es el ya famoso caso del Atlético de Madrid, que estuvo a punto de desbancar de la tercera plaza al Tenerife durante la liga 2000-2001. En aquella competición, los rojiblancos ya sumaban en la jornada 31 un total de 49 puntos. Aún así, y a pesar de su remontaba, se quedaban con las ganas.

El ascenso ya no es sueño, sino milagro.

JORNADA, S/C de Tenerife

Jordi es otro de los futbolistas que prefieren mirar al futuro con optimismo: "El de Elche ha sido uno de esos partidos en los que se ha hecho todo para ganar, pero el rival llega una vez a puerta y hace un gol. Nos fuimos muy jodidos de Elche, Pero ahora no queda más que seguir trabajando y mirar con ilusión el partido del próximo domingo".

Después de los resultados que se han dado en este fin de semana, el canterano sigue manteniendo el optimismo: "Los de arriba van a seguir pinchando. Yo no tiro la toalla y aunque es difícil, creo que en once jornadas aún pueden pasar muchas cosas". De la misma manera, el jugador tinerfeño valora con tranquilidad su sustitución en el estadio Martínez Valero. Amaral lo dejó en el vestuario en el descanso: "Son cosas que ocurren en el fútbol. El entrenador siempre busca lo mejor para el equipo y si él cree que yo tengo que salir, pues lo acepto. De todas maneras, el entrenador ya ha dicho que se ha jugado bien tanto en la primera parte como en la segunda".

DOS EJEMPLOS

Sus dos últimos años en Segunda

El Tenerife lo tiene realmente mal si se compara la actual clasificación con la de sus dos últimas presencias en la división de plata del fútbol español. Durante la campaña 1999-2000, con Castro Santos de técnico, el equipo marchaba quinto en la trigesimoprimera jornada y tenía 47 puntos, cuatro más que ahora. Al final acababa decimocuarto. En la campaña 1999-2000, la del ascenso con Benítez, el Tenerife era segundo en la jornada 31 y sumaba 57 puntos, 14 más que ahora. El objetivo se alcanzaba.