Jornada Deportiva

Sainz aprovechó la última etapa para probar mejoras en su coche

Un accidente lo dejó sin opciones a los puestos de privilegio y el madrileño dedicó la tercera jornada del rally de Nueva Zelanda a experimentar modificaciones en su Citroën Xsara WRC pensando en la próxima cita mundialista, del 9 al 11 de mayo, en Argentina, una prueba que conoce a la perfección.
14/abr/03 11:10 AM
Edición impresa

EFE, Auckland/N. Zelanda

El madrileño Carlos Sainz, duodécimo en el rally de Nueva Zelanda, admitió tras su conclusión que "hay que afrontar las cosas como vienen", aludiendo a su dedicación a hacer pruebas con su Citroën en la última etapa, en la que tomó la salida sin posibilidad alguna de acceder a los puntos.

"Esta vez tocaba hacer un trabajo diferente", explicó con resignación Sainz. "Obviamente la motivación no es la misma cuando luchas por los puntos que cuando estás haciendo pruebas", añadió. Un accidente en la segunda etapa le hizo perder 14 minutos y prácticamente lo eliminó de la lucha por los primeros puestos.

La ausencia de opciones convirtió la etapa final en un banco de pruebas para el piloto español, que sometió a su vehículo a numerosas exigencias ante las próximas citas del Mundial, la siguiente en Argentina del 9 al 11 de mayo.

"En las pruebas, lo importante es llegar hasta el final para que el trabajo sea efectivo y el equipo pueda progresar. Por eso seguimos hasta la meta, realizando cambios en los reglajes y estudiando el comportamiento del Xsara en diferentes configuraciones".

Carlos Sainz trabajó básicamente durante los tramos de la tercera etapa en la puesta a punto del coche, algo de gran importancia para el equipo. "Como no se pueden hacer pruebas fuera de Europa, hemos aprovechado para probar diversas soluciones técnicas".

El piloto madrileño tiene previsto seguir sometiendo a distintas pruebas a su Xsara una vez que regrese a España para, entre otros objetivos, optimizar su comportamiento sobre las pistas en las que ya ha demostrado un excelente rendimiento, como las duras de Turquía, antes de viajar a Argentina para el próximo rally.

Dominio de Gronholm

El finlandés Marcus Gronholm, al volante de un Peugeot 206 WRC, y con un tiempo de 3h 45:21.2, se adjudicó el rally de Nueva Zelanda, puntuable para el campeonato del mundo de la especialidad que lidera su compañero de equipo, el británico Richards Burns. Gronholm, actual campeón del mundo, dominó el rally neozelandés desde el primer tramo, beneficiado en parte por el abandono en el decimocuarto tramo del estonio Markko Martin (Ford Focus) por una avería mecánica cuando tenía ya al finlandés en su punto de mira (a 26 segundos) y por el accidente sufrido por el español Carlos Sainz (Citroën Xara) en la segunda jornada del rally que le hizo perder casi 14 minutos y, con ello, toda posibilidad de luchar por la victoria.

El piloto finlandés, que ya ha ganado este rally en otras dos ocasiones, la última el pasado año, se ha limitado en los seis tramos de la última jornada final a mantener su ventaja sobre sus más directos rivales, entre los que se encuentra su compañero de equipo y actual líder del mundial de pilotos, el británico Richard Burns, que ganó cinco de los seis tramos del último día de carrera.