Jornada Deportiva

Hay que hilar fino


14/abr/03 11:10 AM
Edición impresa

DAVID SE JUEGA MUCHO de aquí al final de la temporada. Tiene que ir haciendo una renovación profunda de la plantilla y de las respectivas estructuras deportivas en el club y en esa tarea es posible que quede desamparado ante la prensa por la presumible falta de resultados.

No me gustaría estar en su pellejo. Debe formar el equipo del año que viene y eso implica olvidarse de la necesidad de ganar. Es un plan difícil con un entorno que le va a pedir resultados y que, probablemente, si se encadenan derrotas, va a erosionar su prestigio como entrenador. O sea, lo único que tiene garantizado David es un desgaste del que difícilmente va a poder librarse.

La historia está llena de entrenadores que agotan su crédito en fases de transición, antes de empezar un proyecto propio y desgastándose en el intento de arreglar lo que otros han destrozado. David, además, está invirtiendo tiempo, esfuerzo y buena parte de sus relaciones en la tarea de depurar todo aquello que funciona mal en el Tenerife.

Lo que está acometiendo el entrenador es necesario para la entidad, pero corremos el riesgo de debilitar la imagen de un hombre que merecía esta oportunidad en otras circunstancias, con la posibilidad de hacer su plantilla, de tener tiempo para inculcar sus ideas y de arrancar con un crédito mucho mayor. Ojalá sobreviva a esta prueba.