Jornada Deportiva

El pulso con el Valencia, primer conflicto de Sáez

Un simple amistoso, el que disputarán mañana España y Ecuador en el estadio Calderón, ha provocado el primer problema serio para el seleccionador desde que se estrenó como preparador español absoluto.
EFE, Madrid
29/abr/03 11:16 AM
Edición impresa

EFE, Madrid

Un simple amistoso, el que disputarán el próximo miércoles las selecciones de España y Ecuador, en el estadio Vicente Calderón, ha provocado el primer problema serio para Iñaki Sáez desde que se estrenó como seleccionador español absoluto, el pasado 21 de agosto en Hungría.

El técnico tuvo que ejercer su autoridad para exigir al Valencia que cumpliese con el reglamento de la FEF y permitiese finalmente a Albelda y Vicente viajar a Madrid, la tarde del lunes, para que los doctores de la selección comprobasen el estado de sus lesiones, una elongación muscular y un esguince de tobillo, respectivamente.

Sí acudió a la convocatoria por la mañana, tal y como estaba previsto, Joseba Etxeberria (Athletic), quien regresó a Bilbao después de que el doctor Genaro Borrás comprobase "in situ" el derrame que el futbolista guipuzcoano sufre en su muslo derecho producto de un fuerte choque, del popular "bocadillo".

Por culpa de las numerosas lesiones, ya que seis de los 20 convocados inicialmente no jugarán ante Ecuador, Sáez se vio obligado a citar este mismo lunes, con carácter de urgencia, a tres futbolistas: el barcelonista Gabri, del que el seleccionador destacó sobre todo su "polivalencia", el centrocampista deportivista Sergio, que "lo está haciendo muy bien con su equipo y ya estuvo en otras convocatorias", y el interior zurdo realista De Pedro, "un buen colocador de balones que le puede venir muy bien a España". Antes, en la tarde noche del domingo, ya había llamado al central César (Deportivo).

Xavi, con una luxación de hombro, Puyol, con una microrrotura fibrilar, y Luis García, con otro problema muscular, ya eran bajas conocidas y fueron eximidos de acudir a la convocatoria de la selección en Madrid. No así las de Etxeberria, Vicente y Albelda, que requerían de un reconocimiento médico en la selección