Jornada Deportiva

Doble éxito vallero

El Rosario derrotó al Tegueste y se clasificó para la final del XXI Torneo San Marcos Evangelista, donde el jueves le aguarda el Maspalomas. Javier Ledesma y José Ángel Méndez no se pudieron derribar. Además, los juveniles de Valle de Guerra batieron a los del Benchomo, merced a Eliezer.
JORNADA, S/C de Tenerife
29/abr/03 11:16 AM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife

El Rosario Promotora Cáceres y Barbuzano obtuvo anoche un doble éxito en el Torneo de San Marcos Evangelista. Derrotó (11-12) al Tegueste Cemex Teide y se clasificó para la final del jueves, donde la aguarda el Maspalomas.

Sobre el círculo de brega, Javier Ledesma y José Ángel Méndez no se pudieron derribar en el último enfrentamiento de la noche. Melchor Pérez, que había dado en tierra con Iván Ramallo y Adrián Hernández, quedó en pie. Después de la luchada un sector de la afición teguestera protestó la actuación del colegiado Antonio Miguel Cabrera. Florencio Rodríguez, presidente del club, la catalogó de buena hasta el momento que agarraron los puntales. Pero luego no amonestó lo que él interpretó como rehuse de brega del puntal de Valle de Guerra. José Ángel, con un compañero por detrás, adoptó una actitud más defensiva.

Javier Ledesma llegó más desgastado al enfrentamiento decisivo. Se quedó solo en el terrero Mencey Tegueste y derribó a Pedrito Gutiérrez, Juan Luis Santana, Elizer Gutiérrez, que lo superó en la brega intermedia por traspiés, como contra de cogida de muslo; también quitó a Victor Méndez y a Aday Barbuzano. También destacó Víctor Méndez, que tiró a Carmelo Padrón. Yeyo y Quico González fueron descalificados.

La otra parte del triunfo del Rosario, la consumó el quipo juvenil, que el jueves disputará la final de la XVII edición al ganador del encuentro entre el Tegueste Cemex Teide y el Tijarafe Lavandería Mara. Anoche, el equipo vallero derrotó (12-11) en semifinales al Benchomo Jugueterías Ramos Cruz. Eliezer Gutiérrez quedó en pie. Tumbó a Albano Rodríguez, derribó por toque p´atrás a Marcos García, impidiendo que este agarrara a la izquierda, que es donde más a gusto se siente. Y también pudo con Mauro Díaz. La primera brega entre ambos fue nula, pero luego desequilibró Eliezer Gutiérrez por traspiés.