Jornada Deportiva

Incomparable

Las obras del Buenavista Golf se encuentran en un estado muy avanzado. Rodeado de un espacio natural único, la futura instalación deportiva ofrecerá al jugador mejores y más modernos medios.
INMA R., S/C de Tenerife
30/abr/03 11:17 AM
Edición impresa

Rodeado por un marco incomparable, el Campo Buenavista Golf se podría decir que está casi a punto, aunque quedan muchos y variados detalles por rematar. Sin duda, y a criterio de los entendidos, esta instalación deportiva, que ha contado con el apoyo y la colaboración de Cabildo Insular de Tenerife, Ayuntamiento de Buenavista y Gestur Tenerife, S.A., viene a ampliar la oferta golfista de la Isla, a la vez que tratará de impulsar el movimiento turístico en la Isla Baja, durante muchos años desamparada.

El Buenavista Golf ha quedado emplazado en la zona conocida como "Hacienda o Finca de la Fuente" lo que lo hace mucho más atractivo. Además, la cordillera de Teno, con la condición de espacio natural protegido, adornan sobremanera este espectacular campo que cuenta con 18 hoyos. El diseño del mismo ha sido realizado por la empresa Trayectory, S.L., contando con la supervisión del famoso jugador español de golf Severiano Ballesteros. La instalación abarca una superficie total de 535.000 metros cuadrados.

La Hacienda o Finca de la Fuente está siendo remodelada para albergar un hotel rural de un máximo de 20 habitaciones. Junto ella está prevista la construcción de plazas hoteleras que vendrán a complementar un entorno pensado por y para disfrutar del deporte, así como del paisaje natural del Norte de Tenerife.

Otro aspecto importante de este moderno campo de golf es la construcción de una estación desaladora de agua de mar, que garantizará un suministro de 2.000 metros cúbicos diarios para el riego del campo, logrando de esa manera el autoabastecimiento de la instalación.

Las características principales del Buenavista Golf contemplan un recorrido de par 72 que pivota en torno a la Casa Club -aún en proceso de construcción-, desde la cual se podrá divisar buena parte del recorrido. También consta del mismo número de pares 3, pares 4 y pares 5. En la primera vuelta, los hoyos serán más exigentes (pares 4), mientras que en la segunda se exigirá mayor precisión en los pares 3, sobre todo, en el 15 y en el 17, ya que están ubicados al borde del mar. La influencia de la brisa será un elemento importante que se deberá tener en cuenta.

Sin duda, los seis pares 5 presentarán una magnífica oportunidad de rebajar algún golpe al campo, aunque en todos ellos la influencia del agua será muy importante, bien debido a la presencia de lagos o a la proximidad del océano junto a ciertos "greenes", como el 10 y el 13. Es decir, serán hoyos donde se podrá buscar el "eagle", pues en todos ellos, por distancia, el buen pegador podría alcanzar el "green", pero si no existiese precisión, el doble "bogey" podría ser una importante carga en la tarjeta.

Prácticamente no habrá ningún hoyo completamente recto, ello obligará, como algo imprescindible, a dominar la bola.

Sin duda, este recorrido tratará de premiar al jugador completo y recompensará al que adopte una estrategia acertada. La precisión puede llegar a ser más importante que la potencia. También se cuidará mucho el juego de los amateurs, sobre todo a los hándicaps altos que con toda seguridad constituirán un elevado porcentaje, por lo cual requerirán una atención preferente. Hay que resaltar que se ha diseñado un campo de prácticas con una óptima orientación, ubicado muy próximo a la Casa Club y trazado en ligero ascenso.

El recorrido tendrá emplazamientos verdaderamente estratégicos para seguir el juego, como podrá ser la zona próxima al "tee" del 6, donde además de divisar ese hoyo se visualiza el 8, el "green" del 7, del 1 y del 5, además de los "tees" del 6 y del 2. Otro zona importante será junto al "green" del 13, donde se podrá ver el del 10 y todo el hoyo 15 e incluso el primer golpe del 14. Por supuesto, una zona especialmente atractiva será la Casa Club y sus alrededores desde donde se podrá contemplar los "tees" del 5, 1, 7, 10, 13 y los "greenes" del 4, 6, 9, 18 y 12. Respecto a esto último, el entorno de los hoyos 9 y 18 será lo más espectacular, donde un arroyo que nace de las proximidades de la Casa Club enmarcará el "putting green" mediante una cascada, para terminar formando un lago que protegerá toda la parte derecha.

En definitiva, al ser el golf un elemento dinamizador, la zona tiene que ser apta para todo tipo de jugadores, pero al mismo tiempo el recorrido será versátil para la celebración de torneos.

Severiano Ballesteros, principal artífice del diseño del campo, se ha pronunciado, en más de una ocasión, en estos términos: "En Buenavista Golf he creado un diseño en el cual la mayoría de los hoyos plantean diversas alternativas para afrontarlos. Las diferentes opciones que ofrece este singular trazado, implican asumir golpes realmente comprometidos. Es un extraordinario recorrido para disfrutar del juego, dimensionado para celebrar torneos selectivos y a la vez un reto para cualquier hándicap. Su grandeza se ve acrecentada, porque, además, está ubicado en un entorno verdaderamente idílico como es la zona de Buenavista del Norte".