Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Miguel Concepción: Esperaba más del equipo en el derbi leer

Se repitió la historia y el CB Perdoma cayó ayer derrotado

La escuadra dirigida por el técnico Celestino Hernández perdió una gran oportunidad para anotarse el triunfo, después de dominar con claridad y autoridad durante todo el primer tiempo y buena parte del segundo.
5/may/03 22:16 PM
Edición impresa

Se repitió la historia y el CB Perdoma cometió el mismo pecado que con el Granada, cayendo ayer ante un Castro que lo superó en la segunda parte a base de fuerza y ganas, nada más.

La primera mitad fue de clara iniciativa del Perdoma, que se mostró muy superior en ataque y con una gran defensa, apoyado en una gran Narky bajo palos. Las orotavenses se fueron en el marcador a partir del minuto 20 (10-6) y pudiendo haber aumentado las diferencias de forma notable, pero su ataque fue poco efectivo frente a una Beatriz inspirada. De aquí, al final de la primera mitad se mantuvo la superioridad isleña (11-7).

En el segundo periodo, el cuadro de Celestino Hernández parecía que podía ganar este encuentro con facilidad, pero volvió a cometer los mismo errores que en el día anterior. Fallaron los sistemas y el lanzamiento exterior, ante la defensa presionante de las cántabras.

Los últimos 15 minutos fueron un toma y daca, pero el Castro había cogido aire y llegó más entero a los últimos minutos.

El 20-20 cuando faltaban sólo cinco minutos para el final demostraba que el resultado estaba en el aire, pero el equipo local, con una Beatriz inconmensurable supo jugar sus bazas y llevarse una victoria impensable, tras lo visto en la primera parte.

Con este resultado, el equipo de Tenerife puede decir adiós, aunque no matemáticamente, al ascenso a la División de Honor, ya que debería ganar todos sus partidos y que el Valencia cayera derrotado en dos, cosa que será difícil dado el gran potencial de la escuadra levantina, ya que aquí sólo vale ser primero.

Dentro de 15 días, segunda cita en Gijón, para la que el cuadro de La Villa tendrá que recuperar su estado anímico más que nada. Sólo se puede decir una cosa, que el sueño del ascenso parece cosa de milagros después de lo acontecido en Castro Urdiales, donde se ha demostrado que el equipo no sabe ganar partidos igualados.