Jornada Deportiva

Afianza su liderato

Dos goles de Torres, que al fin se estrenó como artillero de la sub'21 en competición oficial, abrieron el camino del paseo español por el vetusto campo de Lurgan y acercaron un paso más a los hombres de Juan Santisteban hacia los Juegos Olímpicos de Atenas. España es primera de grupo en solitario.
11/jun/03 11:29 AM
Edición impresa

Fernando Torres se entendió de maravilla con su compañero de equipo, Jorge, cada día un poco más cerca de su paisano Valerón, y reivindicó así una oportunidad en la absoluta. Torres fue protagonista por sus goles, pero la selección en general y en particular el grancanario, alcanzaron un buen tono.

No se notó que faltaban los dos organizadores habituales, Xabi Alonso y Arteta, además del sevillista Reyes por delante. Sin desmerecer el triunfo, tan esperado como importante, España no encontró rival serio en una Irlanda del Norte arcaica y muy menor técnicamente. Por algo semanas atrás perdió 2-6 ante Grecia.

Tras alcanzar el liderato en Huesca, España sabía que no podía fallar en el Ulster y se fue en busca del partido desde el pitido inicial. Prueba inequívoca de ello es que antes del primer minuto ya había encarrilado su triunfo. Funcionó por vez primera la conexión rojiblanca y Torres superó la salida a destiempo del portero para romper su maleficio goleador.

España jugaba a placer, sin oposición, sin verse presionada. Tenía todo a favor, incluida la temperatura, más templada de lo temido. En defensa no sufría y en el centro del campo tocaba con soltura, gracias a la dirección de Corona y Arzu. Valdo y Riera rompían por banda y Jorge y Torres se lucían.

Fruto del indiscutible dominio hispano llegó el segundo, tras un disparo de Torres desde fuera del área que se comió el guardameta. Pudo ampliar la renta la selección de Santisteban, pero el poste rechazó un disparo de Riera y Arzu vio como dos formidables y lejanos chutazos rozaron la madera.

España se relajó en la reanudación y enseguida recibió castigo, merced al golazo de Braniff ante una zaga contemplativa. A nada que despertó, España volvió a manejar el duelo con suficiencia. Torres perdonó primero por un exceso de solidaridad cuando debía machacar, pero los goles de Valdo y Jorge cerraron el choque.