Jornada Deportiva

Tenerife Número Uno

La Isla llegó a contar con dos equipos en la ACB. Sucedió en las temporadas 88-89 y 89-90. El empresario Amid Achi, aportando alrededor de 200 millones de pesetas, hizo posible la presencia del cuadro chicharrero en la elite. El primer año evitó el descenso al ganar al Caja Guipúzcoa en el decisivo "play-off", pero en el segundo Clesa Ferrol y TDK Manresa lo condenaron a bajar.
AGUSTÍN ARIAS, S/C de Tfe.
11/jun/03 11:30 AM
Edición impresa

AGUSTÍN ARIAS, S/C de Tfe.

El Tenerife Número Uno, conjunto chicharrero estuvo dos temporadas, la 88-89 y 89-90, en la Liga ACB.

Llegó a la misma a pesar de la manifiesta y polémica oposición del Canarias, cuyo director técnico, Pepe Cabrera, defendió ante la ACB que no era lógica la presencia de un segundo equipo tinerfeño, con sede social a escasos 9 kilómetros de la aurinegra. Al final se consumó la participación.

Las estadísticas de la propia ACB recogen que en la primera temporada disputó un total de 35 partidos de la fase regular, cosechando 10 triunfos y encajando 25 derrotas, lo que le condenó a jugar los "play-off" por la permanencia.

En cuartos de final se vio las caras con el CajaCanarias, eliminatoria que se resolvió en cinco partidos. El triunfo final sonrió al cuadro lagunero, lo que obligó al Número Uno a jugarse la continuidad en la elite frente al Caja Guipúzcoa, al que superó por 3-0.

La misma tuvo como entrenador a todo un campeón olímpico, el ruso Alexander Gomelski, que fue sustituido esa misma temporada por su ayudante, Trifón Poch.

En las filas del Tenerife Número Uno militaron en la 88-89 estos jugadores: Arturo Seara, José Manuel Beirán, Juan Fermosell, Andrés Valdivieso, Tom Gneiting, Lemone Lampley, Pedro Ramos, Wen Perdomo, Fran Gornés, José Ángel Vigara y Enrique Alfonso.

Del "play-off" con el CajaCanarias cabe destacar que a la conclusión del quinto partido, en La Laguna, la afición canarista, puesta en pie, coreó "Tenerife, Tenerife, Tenerife", obligando al equipo a salir de nuevo al parqué. El gesto tuvo una segunda parte, ya que en los dos partidos en Santa Cruz ante el Caja Guipúzcoa, la Peña San Benito bajó a apoyar al Tenerife. ¡Increíble, pero cierto! Eso sí, por lo que no pasó la afición aurinegra fue por los intentos de fusión, algo que estuvo a punto de lograrse de no haber sido por las amenazas personales a Santiago Martín.

En la 89-90, con Hernández Rizo en el banquillo, el Tenerife Número Uno descendió. Perdió el primer "play-off" ante el Clesa Ferrol (2-3) y en el decisivo, ante el TDK Manresa, cayó por 1-3, con canasta determinante de "Lagarto" de la Cruz.

Los extranjeros que militaron en la ACB con el Tenerife fueron Bobby Lee Hurt, Otis Howard, Darren Tillis y Tony Dawson.

La pésima gestión de la tripleta formada por Carmelo Cabrera (gerente), Hernández Rizo (entrenador) y Jorge Carrillo (secretario), llevaron al club a la reconversión, creándose a partir del descenso un proyecto "humilde, romántico y popular", como señaló Antonio Cos, portavoz de la directiva el 28 de mayo del 90. Amid Achi, aburrido y decepcionado, optó por dejar la presidencia, aunque siguió colaborando económicamente.