Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
El corresponsal de 'ABC' en La Habana, Jorge Enrique Rodríguez, desaparecido desde el jueves leer

El asunto Dani, irritante

La agenda de hoy no contiene asuntos de tanto peso como el lunes, pero se podría desvelar definitivamente el futuro de cinco jugadores: Patrick Kluivert, Gaizka Mendieta, Juan Pablo Sorín, Geovanni y Alfonso Pérez.
EFE, Barcelona
25/jun/03 11:34 AM
Edición impresa

EFE, Barcelona

Las oficinas del Barcelona volverán hoy al frenesí del pasado lunes, cuando los nuevos gestores del club pusieron en marcha algunas de sus 60 medidas con las que esperan imprimir una nueva dinámica a la entidad.

Las resoluciones más importantes adoptadas el lunes fueron, por orden cronológico, la despedida a Radomir Antic, el adiós de Frank de Boer, la propuesta de renovación a Philip Cocu y la presentación del nuevo entrenador, el holandés Frank Rijkaard.

La agenda de hoy no contiene asuntos de tanto peso, pero se podría desvelar definitivamente el futuro de cinco jugadores: Patrick Kluivert, Gaizka Mendieta, Juan Pablo Sorín, Geovanni Deiberson y Alfonso Pérez. Además de todos estos jugadores, el equipo directivo y ejecutivo del Barcelona pretende que todos los futbolistas y e integrantes de la ejecutiva de la entidad pasen por las oficinas.

La idea es abordar un caso y cerrarlo, antes de ponerse a trabajar en el siguiente. Por ello, hasta que no concluya el acuerdo con Kluivert, Mendieta y Saviola quedarán a la espera de que el secretario técnico, Txiki Begiristain, el vicepresidente deportivo, Sandro Rosell, y el abogado contratado por el Barcelona, Leopoldo Hinjós, cierren el primer tema pendiente.

El caso más urgente es el de Patrick Kluivert, ya que hoy se acaba el plazo fijado para que el Barcelona le rebaje la ficha que tiene y, consecuentemente, también su cláusula de rescisión. En cualquier caso, el Barcelona pretende contar con los servicios del delantero, pero éste deberá rebajar su sueldo, como marca la nueva política del club.

Los otros dos jugadores que conocerán su futuro serán Juan Pablo Sorín y Gaizka Mendieta. Los derechos del argentino pertenecen al Cruzeiro de Brasil y en el caso de que el Barcelona desee hacerse con ellos deberá pagar un traspaso (unos siete millones de euros), en cuyo caso negativo tendrá una penalización de unos 300.000 euros.

Tema Mendieta

Acerca de Mendieta, el Barcelona debería pagar se quede o no con el jugador unas cantidades elevadas. En el primer caso, el traspaso tiene una cifra pactada entre 30 y 35 millones de euros, posiblemente negociables con el Lazio, mientras que si prescinde de sus servicio, tiene una penalización de unos cuatro millones de euros.

El postulado que defenderá el Barcelona, a consecuencia del escaso margen económico que tiene para contratar, es evitar cualquier tipo de pago por la retención de Sorín y Mendieta.

De hecho, los nuevos gestores de la entidad, liderados por el abogado Joan Laporta, tienen previsto invertir en fichajes una cantidad cercana a los 50 millones de euros, que podría reducirse si el Barcelona logra extraer algún rendimiento por el traspaso de barcelonistas. En cualquier caso, el equipo catalán no contempla destinar ni un euro por la retención de los dos jugadores mencionados.

Otros jugadores que están en el mercado y con los que el Barcelona no cuenta son el brasileño Geovanni y el madrileño Alfonso quienes esta temporada han estado cedidos en el Benfica y Betis, respectivamente.

El asunto Dani, irritante

El asunto Dani , quien llegó al Barcelona de la mano de Louis van Gaal en la primera etapa del holandés, ha llegado a irritar a la entidad catalana, después de que siempre ha contado con la negativa del jugador de abandonar el club, bien porque las ofertas que le han planteado no le han seducido o porque se ha negado a cambiar de aires si veía reducidos sus emoluentos. La cuestión para el Barcelona es que la historia se le repite como hace dos años y como hace 16. Hace dos, el Barcelona se propuso abrir la puerta a casi la mitad de la plantilla: Alfonso, Simao, Dutruel, Dani, Zenden, Petit, Arnau, Guardiola y De la Peña, entre otros. Tras el famoso motín de Hesperia, tras el cual Johan Cruyff cogió al equipo, el club catalán liquidó a 16 jugadores (Urruti, Covelo, Cristóbal, Gerardo, Manolo, Moratalla, Fradera, Schuster, Pedraza, Calderé, Víctor, Hughes, Clos, López López, Amarilla y Marcos) y fichó a doce futbolistas (Unzúe, Soler, Aloisio, López Rekarte, Hierro, Serna, Eusebio, Bakero, Goikoechea, Valverde, Begiristain y Julio Salinas).