Jornada Deportiva

Inquietud periodística


25/jun/03 11:34 AM
Edición impresa

Julio Fernández fue un hombre que no se conformaba. Por los años 40, cuando volvió de Teruel donde estuvo destinado durante la guerra, comenzó a labrarse su futuro. "Fue Domingo Rodríguez quien me introdujo en el periodismo. Yo trabajaba en la Audiencia Provincial y él iba cada día a buscar las notas de los juicios. Cuando llegué a "La Prensa" Leoncio Rodríguez me aceptó y me dejó en la redacción". El nacimiento de "Aire Libre" se produjo de una forma humilde y acorde a la época: "Compré una imprenta cerca de la plaza del Príncipe. La pagué a plazos, como pude. Salía los lunes con ocho páginas dedicadas a la información deportiva. Sólo podíamos sacar "Aire Libre" a la calle después de las tres de la tarde, porque por aquellos días se tiraban en Tenerife el periódico "La Prensa" y "La Hoja del Lunes". La censura formó parte de aquellos años, pero "Aire Libre" prácticamente estuvo muy al margen, porque la información deportiva no sufría tanto control como el resto de páginas. El mundo publicitario también jugó un papel importante, aunque menos relevante: "No existía mucha contratación. Había una agencia, pero no vivíamos de la publicidad como sucede en el periodismo actual. La publicación costaba menos de una peseta. Hacíamos un esfuerzo para llevar el periódico a la zona Norte y al Sur también". La dureza de aquellos tiempos se dejaba notar en el proceso de elaboración de la publicación: "Empezábamos desde el martes, recién acabado un número ya estaba pendiente de la siguiente edición".