Jornada Deportiva

La Expedición Canarias 8.000 está viviendo nuevas y duras condiciones

Los montañeros isleños están experimentando acontecimientos únicos ante unas condiciones bien distintas. El frío, la falta de comodidad y algunos males estomacales están marcando la aproximación al Gasherbrum II.
JORNADA, S/C de Tenerife
25/jun/03 11:34 AM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife

Nuevas y duras condiciones de vida son las que está experimentando la Expedición Canarias 8.000 cuando ya restan pocos metros para alcanzar el principal campamento base en la cordillera del Karakorum, muy cerca del Gasherbrum II, que se encuentra situado a 8.035 metros de altitud.

Lo que están viviendo Pedro Millán junto al resto de expedicionarios se podría decir que es el test más importante antes de la ascensión a la decimotercera montaña más alta del mundo.

Allí, en el Himalaya, el tiempo parece transcurrir de otra manera. Por ejemplo, un mes es como treinta amaneceres, treinta jornadas de marcha, equilibrismo o trepadas, treinta atardeceres. En resumen el concepto de fin de semana no existe, porque todas las jornadas son parecidas, pero al mismo tiempo bien distintas.

A pesar de todo, el espíritu inquieto y las mentes aventureras de los expedicionarios no le hacen doblegar y siguen con su largo peregrinar por el glaciar del Baltoro. La Expedición Canarias 8.000 se encuentra ahora mismo en medio de una gran travesía por las montañas más imponentes del planeta tierra. El Gasherbrum II aún parece estar muy lejano, teniendo en cuenta que aún se encuentran en el proceso de aclimatación a un nuevo medio, temperaturas, altitudes, etcétera.

Las piernas pesan, la cabeza duele y el estómago aún no acaba de funcionar como debería. Estos contratiempos los están sufriendo cinco de las seis personas que conforman el grupo de montañeros isleños.

La Expedición Canarias 8.000, patrocinada por el Grupo de Comunicación EL DÍA y Radio El Día, ya ha dejado atrás un campamento llamado Paiju, que se encuentra ubicado sobre el río Braldo con vistas a las "Catedrales de la Tierra" como así se denomina a un conjunto de afilados pináculos de granito de más de 6.000 metros de altura.

El Gasherbrum II sigue esperando la visita de los canarios, cántabros y navarros que añoran escalarlo y poder coronarlo, eso sí siempre que las condiciones climatológicas así lo permitan. Los 8.035 metros de altitud bien valen la pena de tanto sacrificio y esfuerzo por parte de unos incansables deportistas.