Jornada Deportiva

Cómplice o verdugo

Para el Racing de Ferrol, que ocupa plaza de descenso, la permanencia en Segunda queda cifrada en tres nuevos puntos y en una secuencia de fracasos de sus rivales directos. Los gallegos dan por segura la primera premisa, pero será el Tenerife el que decida su papel en los últimos 90 minutos de la temporada. Lejos de "su" presión, los isleños combaten ahora en otro frente.
ERICK CANINO, S/C de Tfe.
25/jun/03 11:34 AM
Edición impresa

ERICK CANINO, S/C de Tfe.

Al Tenerife, ahora, la presión le llega del lado inverso. Este fin de semana viaja a Ferrol, en el final de Liga, con todo hecho, sin más que sumar para añadir premios a su temporada irregular, pero caerá justo en medio de la lucha desmedida de un equipo que aún apura sus escasas opciones de permanencia en la última jornada.

Para el Racing de Ferrol, que ocupa plaza de descenso, todo queda cifrado en tres nuevos puntos y en una secuencia de fracasos de sus rivales directos. El cuadro gallego debe ganar (en eso no puede regatear) y esperar a que al menos dos de sus compañeros de agobios (Leganés, Córdoba y Éibar) no ganen este fin de semana.

En Ferrol dan por realizada la primera premisa: el triunfo sobre el Tenerife. Los jugadores del cuadro ferrolano no han tardado en comentar que pasarán por encima de los blanquiazules en los 90 minutos del domingo. Y ni siquiera entran a valorar la posibilidad de que su rival pueda viajar primado por terceros.

Así, el Tenerife se ve abocado a una disputa en la que confluyen muchos intereses. Y de frente se encontrará con el Ferrol. Los gallegos cierran una temporada en la que ellos solos se han metido presos: protagonizaron un inicio de temporada positivo, rindiendo en el mismo grado que sus objetivos iniciales, pero todo comenzó a pudrirse en la inestabilidad del vestuario. Los jugadores se dividieron en grupos y la convivencia en una camaradería fraccionada los llevó a firmar un desarrollo de campeonato penoso, incluso llegaron a enlazar 17 jornadas sin ganar. Las consecuencias de esa ausencia aún perduran, pese a que en los últimos dos meses el Racing de Ferrol ha sido capaz de sumar seis victorias y dos empates.

Y ahora, cuando el abismo casi se le ha impuesto en su presente, el club gallego comienza a hacer cuentas: es una de las entidades más veteranas de la categoría de plata, con 33 participaciones; y teme verse en la Segunda División B después de un regreso que les costó más de 20 años conseguirlo.

El Tenerife se ha cruzado en su camino. En esta situación extrema, con una confianza desmesurara en sus posibilidades, ellos casi no valoran el papel que pueda jugar el rival, pero el cuadro de Amaral tiene la llave. Al final puede confirmarse como su verdugo. Lo demás sería casi un milagro.