Jornada Deportiva

La UD Realejos volvió a derrotar al Orotava y jugará la gran final

El conjunto que entrena Tomi Duncanson, que se vio sorprendido con el tanto inicial de los "copos", aprovechó que el colegiado sancionó con penalty una jugada dudosa en el área visitante y que expulsó a Eduardo para hacerse con las riendas del choque y superar a un rival que apretó en la continuidad.
13/ago/03 11:48 AM
Edición impresa

La UD Realejos cumplió con los pronósticos y se clasificó para la final del Trofeo Teide, al vencer ayer, no sin problemas, a la UD Orotava por 3-1.

La primera parte se inició con mucho movimiento, sobre todo por parte local, que llevaba muy bien el balón. Sin embargo, un Orotava muy práctico se puso por delante en el marcador merced a un tanto de Ruymán en propia puerta.

A partir de ahí, el juego se niveló hasta que, en el minuto 9, una jugada polémica en el área visitante propició que el colegiado castigara con pena máxima a la UD Orotava, que transformó Martín, y con la expulsión de Eduardo.

La UD Realejos volvió entonces a tomar las riendas del encuentro, aunque su rival nunca le perdió la cara al partido. Una preciosa jugada individual de Javi, que le hizo el sombrero a un defensor y ante la salida del meta anotó de cabeza, supuso el 2-1, que con la ventaja de un gol de la ida (1-2), dejaba prácticamente sentenciada la eliminatoria y hacía que el resto de esta fase fuera más un choque de entrenamiento, que un partido de rivalidad.

La segunda mitad no tuvo emoción alguna, ya que el conjunto que entrena Tomi Duncanson se tomó el encuentro como un trámite ante la superioridad que demostraba en su juego. Por su parte, la UD Orotava puso más empeño y fruto de ello gozó de dos ocasiones para anotar; la primera, en el minuto 62, en un disparo de Johnny que sacó bajo los palos Adrián, y la segunda, en el minuto 74, en un remate de Oswi que atajó el meta Alberto con algún apuro.

El Realejos volvió a la carga tras los cambios realizados, tuvo la iniciativa y en algunos centros de Giovanni puso en aprietos a los porteros orotavenses.