Jornada Deportiva

Se trae el San Ginés

El Tenerife, que acabó con nueve, se impuso a Las Palmas en la tanda de penaltys y conquistó el prestigioso trofeo lanzaroteño. Álvaro fue la gran figura y el joven Guillermo anotó el tanto decisivo.
13/ago/03 11:48 AM
Edición impresa

Para no pasar los apuros del anterior derby, el del pasado sábado en el Estadio Insular, David Amaral dotó al centro del campo de su equipo de un mayor poder defensivo, ubicando en el doble pivote a un futbolista con esa vocación, Iker Garai. Con el vitoriano, Vitolo se encontró más desahogado para organizar y tuvo una destacada actuación. Aparte de eso, repitió la defensa de la semifinal del San Ginés. También mantuvo a Cristo en el interior zurdo. Sin embargo, cambió la pareja de delanteros. Esta vez se alinearon Jonathan y Willy. Asimismo, volvió a ubicar a Hidalgo en la media punta y recuperó a Aarón para la derecha.

El inicio fue trepidante. Dio la impresión de que los de tinerfeños tenían ganas de revancha por la derrota del anterior cruce con los grancanarios y afrontaron el choque con la lección aprendida. Además, la pretemporada va avanzando y eso se nota en la puesta a punto de los futbolistas.

Quien pegó primero fue la Unión Deportiva y lo hizo con la "pesadilla" blanquiazul en este verano, Pedro Vega. Pero no contaba con la excelente respuesta de Álvaro, que repelió un remate convencido de ser gol. Acto seguido, Willy dio un susto a Orlando. No se había cumplido el minuto diez y la cosa prometía.

El equipo de David Amaral jugaba con velocidad , disciplina , orden y ambición, virtudes que le sirvieron para dominar. Además, los jóvenes añadieron la necesaria dosis de picardía e incluso cometieron faltas técnicas necesarias.

En esta fase, Cristo Marrero se confirmó como un notable extremo. David Amaral parecía conforme con todo.

Sin embargo, los amarillos daban algunos latigazos esporádicos y, de este modo, se acercaban más al gol. Precisamente, este premio distaba del Tenerife a causa de la única pega reseñable, la falta de remate. Para tratar de mejorar esta faceta, Willy buscó, sin fortuna, un remate en el minuto 22. Luego, Aarón (es de los canteranos más maduros) reclamó su protagonismo con un par de peligrosas incursiones por su carril. Más tarde, Cristo respondió con habilidad y rapidez.

La supremacía del Tenerife continuó hasta el descanso de tal manera que hasta Álvaro Iglesias desvió un penalty ejecutado por Pedro Vega (37 minutos), después de que el punta grancanario provocara la pena máxima.

Y así, llegó el intermedio y con él, las habituales sustituciones en los partidos de pretemporada. En el Tenerife, Djukic se acopló al trío de centrales, desplazando a Roberto Carlos al carril izquierdo, y Airam acompañó a Jonathan.

El dúo evidenció su instinto ofensivo en el minuto 50, gracias a una combinación ejecutada por el conejero, que estuvo a punto de superar a Orlando. No obstante, siguiendo el guión del encuentro, fue la Unión Deportiva quien mereció marcar (60 m.), merced a un fortísimo ensayo de Momo desde el vértice del área. A pesar de estas llegadas, el espectáculos decayó respecto al primer período y el dominio quedó más repartido.

Los cambios no cesaron. Kiko entró al césped y el puzzle se movió. Garai bajó a la zaga, Hidalgo se emparejó con Vitolo y Airam ejerció como media punta. Luego, Guillermo cubrió el interior zurdo y Corona adelantó su posición. Mientras tanto, Álvaro seguía salvando a su equipo. En el 66, atajó otra aproximación de Momo y una falta de Tomás.

Con algunos sobresaltos, como varios amagos de pelea y las expulsiones de Kiko (algo le dijo al árbitro) y Garai, el amistoso, que no lo fue tanto, concluyó sin goles. En los penaltys, por el Tenerife fallaron Corona y Airam y marcaron Vitolo, Miguel Ángel, Bueno y Guillermo, éste en la segunda ronda. Por Las Palmas anotaron Rubén, Momo y David González y erraron Tomás, Jotha y Aday.