Jornada Deportiva

Entre luces y SOMBRAS


10/sep/03 11:58 AM
Edición impresa

Luces y sombras. El fútbol es así. Hay muy poca diferencia entre el éxito y el fracaso y no siempre depende de la intención ni del esfuerzo ni de la actitud. A veces es necesario también estar en el sitio justo en el momento oportuno. "Jerry" Torrado sabe bien cómo se maneja este asunto, porque ha vivido las dos situaciones posibles. Estaba en Valladolid entrenando cuando alguien le chivó al Tenerife que podía encontrar en su bajo contrato el gran salto de calidad que necesitaba el equipo de Benítez para intentar ascender. Vino a Tenerife disfrazando su escapada como una prueba y se quedó para triunfar y colocar al equipo en Primera, haciendo pareja con José Luis Martí.Cuando creyó tocar techo tuvo un amargo despertar, porque en plena lucha por sus derechos entre varios clubes, tuvo que resignarse a volver a Segunda para jugar en el equipo que menos vestía, el Poli Ejido, hasta que el peso de su fútbol, de su amplitud y rigor defensivo saltó a la vista del vecino Sevilla, que le sumó al proyecto a mitad de temporada.

Sevilla está hecha para cualquiera y el equipo de Caparrós está fabricado a la medida de este mejicano chisposo, honrado y agradecido, que no nació estrellado, pero tampoco ha encontrado su estrella afortunada en Europa. Cuando mejor le iban las cosas en Nervión, el secretario técnico del club blanco, el ex portero Monchi, un rastreador aventajado, sugirió a Caparrós la posibilidad de llevarse a Martín a coste cero. Y ahí, en otra confluencia de oportunismo ajeno, Torrado salió perdiendo. Está sin licencia y ha aprovechado estos seis meses de impotencia para meterse en el quirófano y acabar con sus problemas de pubis. Ahora el que juega es Martí y el que mira es Torrado, condenado a esperar a la lotería de diciembre. Se ha quedado fuera de la escena sólo porque esta vez era otro el que estaba en el sitio justo y en el momento oportuno.