Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Policía de Francia publica la fotografía del sospechoso del ataque en Estrasburgo leer

Mínima pero justa victoria del Valencia sobre un Málaga que apenas inquietó

El equipo ché llevó la iniciativa desde el principio, pero los andaluces se mostraron muy ordenados y apenas dejaron espacios para que el rival se aproximara a la portería de Arnau, por lo que las ocasiones se produjeron con cuentagotas a lo largo de todo el encuentro, sobre todo por parte de los visitantes.
15/sep/03 21:39 PM
Edición impresa

Un gol del defensa Carlos Marchena al filo del descanso dio la victoria al Valencia que en términos generales fue superior al Málaga, un equipo que entregó el primer tiempo al rival y que en una segunda parte más equilibrada a punto estuvo de empatar en dos jugadas a balón parado ya en el tiempo de prolongación.

Ambos equipos plantearon el partido de la misma forma, aunque los dos centrocampistas situados por delante de la defensa del Valencia (Albelda y Baraja) se mostraron mucho más ofensivos que los del Málaga (Romero y Gerardo).

El Valencia llevó la iniciativa desde el principio, pero el Málaga se mostró muy ordenado y apenas dejaba espacios para que el rival se aproximara a la portería de Arnau, por lo que las ocasiones se produjeron con cuentagotas a lo largo de todo el primer tiempo.

Fue en una acción a balón parado cuando el Valencia abrió el marcador, tras casi 45 minutos de fútbol trabado y espeso, de insistencia constante y llegadas esporádicas de los valencianistas ante un Málaga que jugaba a la contra, pero que no tuvo oportunidades.

Fue necesario el gol para que el Málaga se decidiera a jugar al fútbol tras el descanso, ya que en la reanudación el equipo de Juande Ramos tomó el mando del encuentro y empezó a crearle al Valencia los problemas que no le había ocasionado en el primer periodo.

El juego se niveló y el aficionado vio algo más de fútbol, sobre todo tras los cambios realizados cuando quedaba media hora para el final, especialmente con la entrada en el terreno de juego del argentino Pablo Aimar.

Fue a partir de entonces cuando el Valencia recuperó ligeramente el control de juego, pero sin que el Málaga renunciara al ataque, por lo que el partido tuvo muchas alternativas y la emoción se mantuvo hasta el final del partido..