Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
El juez imputa al parricida de Las Palmas también la muerte de su madre leer

El Laguna tuvo que sudar para vencer ayer al LA OLIVA

Un solitario gol anotado por Alberto Noah en la primera mitad sirvió para que el equipo que dirige Laureano Ramos sumara su primer triunfo ante un rival que tuvo en Epitié a su jugador más incisivo.
15/sep/03 21:39 PM
Edición impresa

El Laguna tuvo que trabajar mucho para sumar un importante triunfo por la mínima sobre La Oliva, que viene a confirmar la línea ascendente por la que atraviesa en estos momentos el conjunto violeta, en un partido de poder a poder, ya que tanto las ocasiones como la posesión del balón estuvieron muy repartidas.

El primer y segundo intento de estrenar el casillero llegaron pronto, en el minuto 4, a cargo de Noah y Gari, pero sus respectivos remates fueron detenidos por el guardameta visitante Jero.

La Oliva tuvo su ocasión más clara en el minuto 23, cuando una falta de entendimiento de los centrales locales fue aprovechada por Epitié para internarse en el área y dejar el balón a Jonay, quien remató bien, pero Dani Guerrero llegó a tiempo y sacó el esférico en la raya de gol.

Un error en el pase en el centro del campo visitante lo aprovechó Gari para internarse por su banda y asistir para que Noah, desde el borde del área pequeña, batiese a Jero, y de aquí al descanso La Oliva abrió un poco más sus líneas e intentó nivelar el choque, pero sin las ideas claras para poner en peligro el marco de Salillas.

En la continuación, el juego se desarrolló por los mismos derroteros, sin nadie que tomara claramente el mando y con contadas oportunidades de escaso peligro, la mayoría de las cuales firmadas por el Laguna.

La más destacable se produjo en el minuto 63 con un tumulto dentro del área visitante que acabó con varios disparos, hasta tres seguidos, que fueron rechazados por la zaga de La Oliva.

Ya en los minutos de descuento, con el equipo majorero a la desesperada en busca del empate, Migue Correa se zafó de su marcador, sorteó la salida de Jero y cuando se daba por hecho el 2-0, Acaymo desbarató la oportunidad desde la misma línea de gol.