Jornada Deportiva

Luis Molina sufre fractura de peroné y estará un mes de baja

El luchador del Tegueste se lesionó en el transcurso de la segunda agarrada que disputó con el palmero Juan Carlos Lorenzo en el trofeo de San Carlos. Achaca el daño al exceso de arena que había en el terrero y a que no pudo girar el pie cuando su rival le echó el cuerpo arriba para contrear un traspiés.
JORNADA, S/C de Tenerife
15/sep/03 21:39 PM
Edición impresa

Luis Molina, luchador de Segunda del Tegueste Cemex Teide, es el primer lesionado de importancia de la temporada. El sábado fue evacuado del terrero de El Tablado. Lo atendieron en el servicio de urgencias de Hospiten Rambla. En la evaluación inicial había indicios de que el diagnóstico no iba más allá de un esguince de tobillo. Pero las previsiones no se cumplieron. El daño fue mayor: padece fractura del peroné de la pierna izquierda.

La interpretación de las radiografías no deja duda. Después de la valoración recibió el alta y pudo dormir en su domicilio. Concilió el sueño con relativa facilidad y ayer guardó reposo absoluto. Hoy vuelve a consulta del especialista, porque el sábado no lo vio un traumatólogo. Éste debe tiene que marcar las pautas de recuperación y, sobre todo, descartar la intervención quirúrgica.

La secuencia de acontecimientos ha conmocionado al luchador. "Todavía no estoy desanimado, pero sí un poco echo polvo", subrayó. Está mentalizado para permanecer 20 días escayolado y para permanecer un mes de baja, pero no para mucho más. En un momento de desconcierto manifestó con preocupación y bajo la nebulosa de dudas: "A ver si me recupero y vuelvo a luchar". Pero la frase no revela desasosiego, sino inadaptación a la circunstancia, porque Luis Molina jamás había sufrido una lesión de tanta magnitud, ni de menos. "Antes nunca estuve lesionado, más allá simples torceduras de los dedos de las manos y de los pies y daños similares", indicó convencido de que no podrá alinearse con el Tegueste en los primeros compromisos de la III Liga CajaCanarias ni tampoco en la luchada del Cristo de Tacoronte, que se disputa el domingo. En estos momentos tan duros, Luis Molina siempre se ha sentido arropado y animado por la directiva. Tampoco tiene queja del trato que recibió en el complejo hospitalario santacrucero. "Me vieron rápido y con mucha corrección", afirmó el luchador, que achaca la lesión al exceso de arena en el terrero. Disputaba la segunda agarrada con Juan Carlos Lorenzo. Después de la primera nula intentó ejecutar un traspiés, pero su rival le echó el cuerpo encima y él no pudo desquitarse.