Jornada Deportiva

"Hasta yo mismo estoy sorprendido con mi forma"

El bregador orotavense es el artífice del liderazgo del equipo de Fasnia en la Máxima Categoría. Justifica su pletórico comienzo con un cambio de hábitos. Otros años su jornada laboral finalizaba a las diez de la noche y apenas entrenaba.
JORNADA, S/C de Tenerife
30/sep/03 12:05 PM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife

El Alvemaca Brisas del Teide es el primer líder de la Liga CajaCanarias de la Máxima Categoría. El equipo de Fasnia obtuvo el resultado más abultado de cuantos se produjeron en la jornada inaugural. Es un éxito de todo el equipo, pero por encima del grupo sobresalió Mauro Monasterio.

El destacado de Segunda orotavense ha comenzado pletórico. Se valió de sus 202 centímetros, 132 kilos de peso y de la experiencia que reportan sus casi 30 años para derribar a Ramón Pérez, puntal del Chimbesque Construcciones Rojoce, y a Diego Armas y Salvador Pérez Soliño, dos de los escuderos más cualificados de éste. Pero la gesta no es única, porque en una luchada amistosa que disputó en Lanzarote también sorprendió al puntal Jorge Quintero. Aunque aquella gesta pasó inadvertida, la actuación de la noche del sábado ha desatado la ilusión.

-¿Cómo son los días siguientes a un éxito tan sonado?

-Pues buenos. Todavía tengo agujetas, pero bien.

-¿Qué impresiones sacó del encuentro?

-La más importante es que Ramón Pérez es un tanque de guerra.

-¿Recuerda cómo lo tumbó?

-Me intentó tumbar con una burra y lo pude contrear con un garabato. Así le di la primera agarrada, y las otras dos fueron separadas. Lo pude aguantar, pero luchando los dos; él a por mí y y o, a por él. Fue un enfrentamiento sin amonestaciones.

-Se está sintiendo en el terrero mejor que nunca, ¿verdad?

-Sí. Estoy muy animado con mi hermano, Añaterve, y con los demás luchadores que tiene el Brisas. La unión del equipo me ha sorprendido. Uno sale a luchar con alegría, porque en poco tiempo nos hemos conjuntado bien. Además, yo no tengo responsabilidades y estoy agarrando más tranquillo que otros años.

-¿Cree que le ha beneficiado el cambio de categoría?

-Desde luego. El año pasado era uno de los destacados. No es lo mismo que los contrarios tengan que venir a por mí, que tener que ir yo por ellos. La diferencia es abismal y me estoy beneficiando.

-¿Esperaba empezar la temporada con tanta fuerza?

-No. Hasta yo mismo estoy sorprendido con mi forma.

-¿Tiene alguna explicación?

-No estoy seguro. Pero antes tenía un trabajo en que había días que acababa la jornada incluso después de las diez de la noche. Así no podía entrenar. Ahora tengo otro que finaliza a las dos de la tarde y puedo prepararme mejor. Puedo ir al gimnasio y los estoy haciendo con ahínco. También agarro con mi hermano, que es un hombre fuerte y todo eso me ha hecho subir.

-Pero ahora usted le está haciendo sombra a él, ¿verdad?

-Él es mejor que yo. Está en la mejor edad y se lo toma en serio. Sólo tiene que olvidarse de la responsabilidad.

-A partir de ahora, ¿cuáles son sus metas?

-Pues no lo sé. El primer sorprendido soy yo. Aunque Nardo, el mandador, me había repetido durante la semana que si luchaba con Ramón Pérez de la misma manera que lo hice con Jorge Quintero en Lanzarote, también podía quitarlo. Y así lo hice. Le puse cabeza, tranquilidad y a la contra, me lo llevé.

-La afición de Fasnia ya se identifica con usted y su hermano, ¿qué se siente siendo un ídolo?

-La verdad es que están muy contentos con nosotros. Después de la luchada pudimos apreciar el calor y la simpatía de la gente.

-¿Cuál es el siguiente rival del Brisas del Teide?

-El San Isidro, de Romen Luis.

-¿También cabe la sorpresa?

-Es difícil, pero lo vamos a intentar como sea; con uñas y dientes. Si "Aña" se lo plantea, le puede hacer frente a Romen, aunque el San Isidro tiene más gente".